Carmen Tomás

Al borde del precipicio

La ministra de Trabajo demuestra una vez más que le importa bien poco la inseguridad jurídica que genera, la situación preocupante en que se encuentran muchísimas empresas -las que han resistido, porque la pandemia y la pésima gestión económica de la misma, se han llevado por delante más de 300.000- y el desconcierto y falta de respuesta rápida de los funcionarios a su cargo.

España, el último de la fila

Si tomamos la referencia de la media de los países de la UE, la variación acumulada prevista es del 3,1%, en la eurozona del 2,5% y en España del -1,1%.Si el repaso se hiciera por países, Irlanda sería el primero con una recuperación del PIB en 2022 un 27% superior al que tenían al inicio de la pandemia.

Los fondos europeos, otra ocasión perdida

Ahí están las quejas de empresarios y también de la oposición que están observado cómo el poco dinero que llega lo hace a proyectos parecidos al Plan “E” de Zapatero y a administraciones gobernadas por los socialistas.Esta pésima gestión de los fondos ha sido criticada por el Banco de España, el Servicio de Estudios del BBVA e incluso por la AIReF. Todas estas instituciones están ya calculando que la aportación, el impacto, de estos fondos en el crecimiento de la economía será menor del que cabía esperar.

Pero en otra liga

Este asunto preocupa y mucho no sólo por su retraso en la ejecución de los proyectos, sino por la opacidad con se está haciendo todo el proceso y por el destino que se le está dando a muchos millones de euros que nada tienen que ver con la modernización de la economía y el apoyo a empresas y autónomos.

¡Esto es un atraco!

Dejando a un lado la falta de respeto cometida por el ministro en esa presentación, en la que no se les entregó ningún papel, aunque nada más acabar la reunión la documentación apareciera en la Cadena Ser, se confirma el atraco que se perpetra contra los autónomos.

Los riesgos económicos siguen ahí

Y los que vendrán, ya que son varios los sectores que, con las nuevas restricciones, los contagios acelerados y las bajas laborales disparadas, ven mermado su negocio.De hecho, el Consejo General de Economistas no se baja un ápice de sus previsiones para este nuevo año que sitúa el aumento del PIB en el 5,6% (Calviño insiste en que será un 7%) aunque lo más preocupante es que considera que la inflación está entrando en terreno estructural.

La OCDE vuelve a la carga

Hoy hasta el presidente de la FED ha sugerido quitar el calificativo de transitorio y de hecho se propone desplegar las medidas que hagan falta para frenar su escalada.La realidad es que el Gobierno sigue sin reconocer que sus previsiones son irreales, las de este año y las del próximo sobre las que están construidos los Presupuestos del Estado.

El sector privado sigue a medio gas

El Banco de España alerta de que estos datos se refieren al periodo enero-septiembre por lo que la subida de la inflación, la crisis de materiales y materias primas y los precios de la energía impactará aún más en las cuentas de las empresas y no augura nada bueno para el cuarto trimestre y los primeros meses del próximo año.

Hacer un pan como unas tortas

El agujero final supera los 40.000 millones y esto es lo que toda la vida se ha dicho que era “hacer un pan como unas tortas”, porque no soluciona el problema, enfada a todo el mundo y engaña a los ciudadanos, un cóctel que ya es un clásico en este gobierno y que va a calentar los ánimos más si cabe de lo que ya lo están y que veremos las próximas semanas en las calles de toda España.

Las prisas y las chapuzas

Un Gobierno que ha sido incapaz de gestionar una pandemia, de utilizar normas contrarias a la Constitución, de aprobar ayudas directas que han tardado meses y meses en llegar a su destino, de retrasos en el pago de los ERTE y de los ceses de actividad de los autónomos, de no utilizar fondos europeos para ayudar al turismo o de burocratizar tanto el Ingreso Mínimo Vital que no ha llegado a todos los que lo necesitan o en cantidades que realmente fueran una ayuda, ha aprobado en unos días una modificación legal que de paso le pega un palo a los que vendan con ganancias su casa en el plazo de un año, ya sean particulares o no.Un Gobierno que ni a la vista de que la realidad le ha estropeada su historia de recuperación económica, según todos los organismos nacionales e internacionales, prefiere seguir en la irrealidad y tramitar unos Presupuestos Generales del Estado que ya antes de su aprobación definitiva son papel mojado.

Un Gobierno de incapaces

La propuesta cae como una bomba y se saca de la manga que al tiempo bajarán las aportaciones al desempleo.

Calviño busca ‘nuevas métricas’

Ayer, con mucha gracia, decía mi compañero Juan Pablo Polvorinos en “EsRadio” que lo que quiere hacer Calviño es como si un equipo de futbol no mete goles y pretende que cambien las reglas sobre las medidas de la portería.Me sigue pareciendo increíble que Calviño que pasaba y pasa por ser la sensata del gobierno en materia económica, la que goza de una relación excepcional con las autoridades de Bruselas, de donde vino, siga empeñada en echar por el sumidero su currículo.

Por la puerta de atrás

Sabemos que penalizan el ahorro por la vía de la reducción de la deducción a los planes de pensiones, el sablazo a los autónomos con nocturnidad y alevosía, las millonarias transferencias que se hacen a la SS, porque las cotizaciones no dan para cumplir con los pensionistas o el renovado impuesto a las empresas.

¡Y a mi qué el dinero!

Sin embargo, a la vista del uso y destino que dan al dinero, se diría que necesitan algo más que un documental para cambiar esa creencia extendida sobre todo en la izquierda de que el dinero público no es de nadie y que se puede detraer a los ciudadanos y después utilizarlo sin ningún criterio de eficiencia.

Teresa Ribera tira la toalla

Ni la bajada del IVA, ni la suspensión temporal de los otros dos impuestos que gravan la electricidad han logrado la deseada bajada de precios, porque las subidas se la comen y con creces.

Escrivá la vuelve a liar

La cuestión es cómo hacer comprender a los ciudadanos que el sistema es una bomba de relojería y que cualquier reforma que quiera sostener el sistema pasa por rebajar la cuantía de las pensiones y por trabajar más y más personas.Escrivá llegó al gobierno desde la Airef y anteriormente del servicio de estudios del BBVA. En los dos sitios escribió y mucho sobre las pensiones.

Se avecina tormenta y gorda

La irresponsabilidad de Pedro Sánchez con su apoyo a la vicepresidenta Yolanda Díaz es supina, porque no sólo deja tirada a la vicepresidenta de Economía, sino que al hacer oídos sordos a los informes sobre los perversos efectos de subirlo otra vez y de hacerlo en este momento, demuestra que únicamente lo hace para tapar la desastrosa gestión que están haciendo en el mercado energético o en su relación con los independentistas catalanes y que está reflejándose en todas y cada una de las encuestas.

El gobierno encuentra su chivo expiatorio

Por ello, no ha buscado una solución rápida y justa, sino que se ha limitado a encontrar el chivo expiatorio que toda izquierda necesita cuando es incapaz de solucionar un problema y que, en este caso, son las compañías eléctricas.

La luz sigue subiendo y el Gobierno de vacaciones

En todo caso da igual, porque las horas en las que el precio es menor suele ser difícil de compaginar con la vida cotidiana e imposible en el caso de los negocios.La situación raya con el bochorno si encima nos quedamos con las declaraciones de unos y otros miembros del Gobierno.

El odio a Madrid vuelve a escena

No les funcionó en las elecciones del 4 de mayo, pero parecen empeñados en seguir por el mismo camino.Madrid es la comunidad que más destina al fondo de solidaridad.

1 2 3 4 5