La OMS aclara que "por el momento no hay datos científicos" que justifiquen una dosis de refuerzo

|

El líder del Comité de Emergencia COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Didier Houssin, ha defendido que los países no administren una tercera dosis de refuerzo contra la COVID-19 en este momento debido a falta de evidencia científica.


"No hay datos científicos que lo justifiquen por el momento", ha reflexionado el profesor Houssin en rueda de prensa este jueves desde Ginebra (Suiza), en la que ha estado acompañado por el director general de la OMS, Tedros Ahdanom Ghebreyesus, y el ministro de Salud alemán, Jens Spahn.


Según ha detallado Tedros, el Comité ha expresado su "preocupación" por el hecho de que la pandemia "se esté caracterizando erróneamente como si estuviera llegando a su fin cuando no está ni mucho menos acabada".


Asimismo, este comité de expertos ha pedido a todos los países que apoyen el llamamiento de la OMS para vacunar al menos al 10 por ciento de la población de cada país para finales de septiembre de este año.


"Si el mundo sigue por el mismo camino, seguirá dirigiéndose al mismo destino, que es un mundo inseguro, y otra pandemia devastadora es inevitable. Necesitamos un nuevo enfoque y una nueva forma de hacer las cosas", ha señalado Tedros.


En este contexto, ha planteado un tratado frente a pandemias, que también ha sido apoyado por Alemania. "Proporcionaría una plataforma para una cooperación internacional más estrecha en materia de preparación, detección y respuesta. Un área clave en la que se necesita mejorar la cooperación es en la forma en que se recoge, analiza y difunde la información sobre patógenos emergentes y brotes", ha apuntado Tedros.


Por otra parte, Spahn ha anunciado la donación de 30 millones de dosis por parte de Alemania a países más necesitados: "Son el primer paso, estoy seguro de que habrá más, aunque no puedo decir cuántas más". El 80 por ciento de la donación se hará a través de la iniciativa COVAX, mientras que el resto se donará de forma bilateral.


"Como creo que todo el mundo sabe, Alemania ha sido uno de los líderes en la lucha contra la pandemia a nivel mundial, bajo su liderazgo y el de la canciller Merkeñ. Desde 2020, Alemania contribuyó con cerca de 750 millones de dólares a la OMS, incluidos más de 500 millones de dólares para apoyar la respuesta al COVID-19. Alemania también fue uno de los principales impulsores de la formación del Acelerador ACT el año pasado, y estamos muy agradecidos por la nueva contribución de 260 millones de euros y 30 millones de dosis de vacunas que el ministro acaba de anunciar", ha resaltado Tedros.


En cualquier caso, Spahn se ha mostrado en contra de eliminar las patentes de las vacunas contra la COVID-19. "Está muy claro que tener una patente no resuelve la cuestión fundamental, producir vacunas es demasiado complejo", ha defendido.


En cambio, ha señalado que Alemania apoyará nuevas asociaciones con desarrolladores farmacéuticos de vacunas como CureVac y Pfizer con los países en desarrollo. "Todos queremos apoyar a los países de la Unión fricana en el aumento de su capacidad de producción para una vacuna", ha manifestado al respecto.


Tedros, en cambio, ha pedido "equilibrio" en la eliminación de las patentes, diciendo que una exención "temporal" podría ser "limitada, por un año o dos". "Un equilibrio que puede ayudar a abordar algunos de los desafíos, pero al mismo tiempo avanzar", ha remachado.


La OMS aclara que "por el momento no hay datos científicos" que justifiquen una dosis de refuerzo