¿Fue así el 23-F?

|

e celebró el 40 aniversario del fallido golpe de estado, en un ambiente donde crecen las dudas sobre si lo que se nos ha contado, es lo que verdaderamente ocurrió. No es de recibo que los historiadores todavía no puedan acceder a los informes de los servicios secretos, ni a las conversaciones telefónicas mantenidas por Antonio Tejero, ni a las de la Zarzuela con los capitanes generales.


Si estas fuentes, imprescindibles para construir un relato creíble, avalasen la historia oficial... ¿qué razón hay para no desclasificarlas? Sería un balón de oxígeno para una monarquía en horas bajas, y alejaría la sospecha de un auto-golpe inspirado en el ejecutado en 1958 por el ejército francés, para que el presidente Pierre Pflimlin “cediera” el poder al general De Gaulle. Existe un riesgo serio de que se ordene destruir toda esa documentación, tal y como se intentó en 1923 con el Expediente Picasso.

¿Fue así el 23-F?