ni

La bonita utopía de la baja menstrual

Aquí tenemos empresas que ni siquiera pagan lo mismo a mujeres y hombres que desempeñan el mismo trabajo, así que como para pensar en bajas menstruales estamos.

Quo vadis? Camino del precipicio

No sienten el compromiso que los voluntarios de la Obra Social de la Iglesia, ni defienden con valentía y claridad los valores cristianos, su historia y obra ante poder político, es más, escapan y callan; y quien calla, otorga o es cobarde.Mas que vivir la Iglesia, viven en la Iglesia.

Ni reconstrucción ni resiliencia

Apenas unas líneas definen, por ejemplo, la reforma laboral y poco o nada de la necesaria reforma del Sistema Público de Pensiones, que por lo que conocemos hasta ahora se retrasa en lo esencial hasta 2027.España es, según todos los organismos internacionales, el país cuya economía más ha caído, la que más paro tiene y donde más empresas se han de destruido.

Feijóo no picó

Arrimadas emula a la orquesta del Titanic que seguía tocando mientras el barco se hundía, aquellos músicos sabían bien lo que hacían, el por qué y el para qué, eso es lo que los diferencia de Ciudadanos quienes, calculo que, sin saberlo, ya hay que ser necios, acomodan su cabeza en la base de la guillotina solo a la espera de que las urnas dejen caer la cuchilla.

Unidas contra Montero

Lamentablemente, su titular, Irene Montero, no solo no ha promovido ninguna política de igualación fraterna y ante la ley entre hombres y mujeres, de esas que convocan a aquellos a despojarse de los harapos machistas y a éstas de los atavismos que aún las encadenan, sino que con lo poco que ha hecho ha conseguido que la mayoría de sus propias correligionarias la aborrezcan.Dirigir todo un flamante Ministerio de Igualdad para tontear con la aberrante idea de que la prostitución es un trabajo, y no, cual es en realidad, la peor forma de explotación, esclavitud y cosificación de la mujer, para reducir el complejo mundo de las relaciones heterosexuales a la puerilidad del sí, sí, sí, para amparar eslóganes como el de “Sola y borracha quiero llegar a casa” que más parece patrocinado por una empresa alcoholera que por el decoro intelectual, o para sacarse de la manga, como asunto de máxima prioridad y transcendencia, una Ley de Transexualidad de barra libre, es un gasto, y no solo económico ni principalmente, que lo mismo no nos podemos permitir.La Confluencia Movimiento Feminista, que agrupa a unas 30 organizaciones y a personas vinculadas con el propio partido de la ministra, ha dicho hasta aquí hemos llegado con esas ocurrencias que ni consulta ni somete a debate público ni interno, y ha pedido al presidente del Gobierno que la destituya o que, directamente, suprima ese Ministerio de Igualdad que parece no servir para maldita la cosa, salvo para cargarse lo de Unidas Podemos, ese nombre de apariencia feminista que esconde una vena autoritaria y sectaria que mal se compagina con el feminismo de verdad, de raíz humanista.

Máquinas de vomitar mierda

Y unas terminales mediáticas que convertidos en sus camareros emplatan sus excrementos y los sirven con gran boato y propaganda como si fueran el manjar más sano, ecológico, sin aditivos ni adulteración, y elaborado por su mejor chef.A ello se le bautiza como información o se viste de entrevista.

¿Fue así el 23-F?

Sería un balón de oxígeno para una monarquía en horas bajas, y alejaría la sospecha de un auto-golpe inspirado en el ejecutado en 1958 por el ejército francés, para que el presidente Pierre Pflimlin “cediera” el poder al general De Gaulle.

Basura marina

Hay que ir pensando en articular un mayor control y la imposición de una serie de fuerte sanciones económicas, incluso con la paralización de la actividad, para las embarcaciones y buques que sigan contaminando el planeta.

El 15 de febrero

Ya a punto de llegar a la meta del día 14, fecha de la cita con las urnas en Cataluña, ya se está reflexionando, pensando, dibujando el día 15.