Víctor Corcoba Herrero

¿El mundo salvará la belleza? (I)

En este sentido, nos llena de alegría que desde la fundación de las Naciones Unidas, el desarme y el control de armamentos hayan desempeñado un papel esencial en la prevención y en la resolución de las crisis y los conflictos armados.

Instaurar y restaurar

No olvidemos que la utopía, implantada y reimplantada como sueño, es el principio de todo progreso y el diseño de un germen superior.El cambio tiene que producirse cuanto antes y ha de comenzar por favorecer la relación entre moradores, instaurando una política más poética que poderosa, instando a tomar acciones para acabar con la impunidad, que es lo que realmente reproduce situaciones discriminatorias, de una crueldad tremenda, que nos dejan sin aliento, deshumanizándonos por completo.

Instaurar y restaurar

No olvidemos que la utopía, implantada y reimplantada como sueño, es el principio de todo progreso y el diseño de un germen superior.El cambio tiene que producirse cuanto antes y ha de comenzar por favorecer la relación entre moradores, instaurando una política más poética que poderosa, instando a tomar acciones para acabar con la impunidad, que es lo que realmente reproduce situaciones discriminatorias, de una crueldad tremenda, que nos dejan sin aliento, deshumanizándonos por completo.

Todo nace en nosotros

Esta cantidad, –según Naciones Unidas-, supera el doble de los 42,7 millones de personas que permanecieron desplazadas por la fuerza hace una década, lo que la convierte en la más alta desde la Segunda Guerra Mundial.

estrés y agotamiento

A poco que activemos la conciencia del tiempo y naveguemos por el espacio viviente, advertiremos tensión física y emocional; y, lo que es peor, agotamiento para enfrentarnos al aluvión de incertidumbres y desafíos que se nos pueden presentar en cualquier fecha.

Una luz nueva

Desde luego, el mejor consuelo para sentirse fusionados, radica en resistir bajo la irradiación de la paz, que es un deseo imborrable en la conciencia de todas las gentes, con sus cultos y culturas.

Facilitar el cambio

Ahora bien, debe enraizarse al pasado y al presente; porque así es la crónica, una evolución permanente en nosotros, aunque lleve consigo cierta melancolía.Mejorar es mudar de aires a tiempo, aprender a valorar la dimensión universal, adelantarse a modificar actitudes, saber rectificar en el instante preciso para volverlo precioso, a fin de promover un cultivo de abecedarios respetuosos que nos hermanen; máxime en un momento en que la tendencia demográfica que caracterizará el siglo XXI será el declive de la población mundial, lo que será una oportunidad grande para confluir sabidurías entre las distintas etapas vivenciales.

El gran concierto de la vida

Justamente así es, nos merecemos entendernos y atendernos, al menos para celebrar la vida, con la sintonía que nos exige ese vínculo de filiación que todos llevamos consigo y por ese motivo, es crucial controlarnos, detener la pérdida de biodiversidad y aplacarnos en la furia, que lo único que hace es destruirnos.

Facilitar el cambio (y II)

Indudablemente, el corazón humano siempre anhela espacios en los que reine el amor, la confianza y la quietud en nuestro interior, así como la benevolencia con los demás.

Momento de tribulación

También es verdad, que es preocupante la continuación y posible extensión de los conflictos, la falta de adhesión de los ricos con los pobres, que los programas de asistencia cada día sean más escasos y que las desigualdades entre moradores se acrecienten.

La singularidad del momento (y II)

Naturalmente, el período no puede ser más delicado para las naciones, lo mismo que para los individuos, lo que nos insta a trabajar por el bien colectivo, con la prueba más segura de sinceridad y de rectitud moral, a través de los principios y valores que el propio linaje genera.

Víctor corcoba herrero

Ciertamente es todo un arte para el que hace falta vivir y amar, hallarse y reconocerse en el tiempo, pasar revisión y enmendar todos aquellos comportamientos que nos trastocan lo innato de la sensatez y hasta nuestra propia voluntad.

Un futuro sombrío

De igual modo, hay que aliviar las tensiones, superar la atmósfera de desconfianza, llamando al entendimiento cultural y religioso, antes de que el miedo al otro o el descontento se apoderen del corazón de las personas.Sea como fuere, se requieren de otros latidos más esperanzadores, sustentados en el esfuerzo común, para que el mañana llegue a ser un poco más radiante y humano.

La singularidad del momento (I)

Sea como fuere, en cada despertar siempre tenemos un momento para repensar el modo y la manera de cambiar aquello que nos desmorona, el instante preciso y precioso en el que una afirmación o una negación, pueden modificar nuestros propios itinerarios vivientes.

Desgarradores lamentos (y II)

Solo hace falta ponerle voluntad; con ella todo se alcanza, se encuentra la expresión de la armónica convivencia y hasta se reencuentra uno consigo mismo para sentirse en familia.En todo caso, será complicado imaginar un mundo en paz, hasta que aquellos que nos dirigen no se tomen en serio su modo de administrar el poder, encaminado siempre al servicio, que ha estar enraizado en los derechos humanos, para procurar el bienestar de todos.

La resistencia del espíritu

Desde hace una pila de años, cuando se creó la Organización para la Seguridad y la Coowperación en Europa, esta no se había enfrentado a una crisis tan aguda como la guerra de Ucrania, asegura la ONU. Así es, el estado de confusión nos sorprende en cualquier momento y en cualquier esquina del camino; de ahí, lo importante que es hacer frente a situaciones nuevas, que nos impulsen ir hacia adelante y a no retroceder tampoco.

Asistencia social

En efecto, no podemos ni tampoco debemos ignorar la realidad de los diversos mundos, sobre todo de aquellos espacios que quedan fuera de la economía mundial, de la intervención o asistencias organizadas, lo que nos demanda intervenir más y mejor, tanto en seguridad alimentaria como en sanidad, donde multitud de personas mueren por la desigualdad de acceso a básicos tratamientos, o en educación; que, sin duda, es el gran igualador de las condiciones humanas de dignificación y el principal volante de cambio de la maquinaria social.

Renovación y recuperación

Un corazón en paz es nuestra mayor riqueza; y es lo que verdaderamente nos armoniza el cielo con la tierra, lo que nos hace avanzar hacia esa familia humana que todos demandamos como el instante preciso del gozo.

Entrar en razón

Hemos de entrar en razón, comenzando por el cultivo de un corazón abierto para poder incorporarse al don de la clemencia, que es lo que verdaderamente nos hace humanos; pues, tan vital como crecer hacia sí, es volcarse en la misión de consolar a los que caminan a nuestro lado.

La confianza en uno mismo

Para empezar, creo que es necesario frenar la espiral del miedo y romper el círculo vicioso de los malos modales, que tanto proliferan por las redes sociales, para adentrarnos en otro acontecer menos doloroso y más complaciente internamente, antes de que caigamos en la incitación de adormecernos pasivamente o de caer en la desesperación.

1 2 3 4 5