ernesto vale carballés

El karate y sus beneficios

Por otro lado, estimula el desarrollo cognitivo en los jóvenes y ayuda a los adultos a mantenerlo en buenas condiciones.El karate puede servir como apoyo para gestionar adecuadamente el estrés del día a día y a ralentizar el proceso de envejecimiento, también estimula la circulación y los músculos, fortalece los huesos, las articulaciones, la agilidad y los reflejos.Lo que significa que su práctica es también recomendable en la tercera edad, porque ayuda a las personas a mantener la coordinación psicomotriz, además de producirles relajamiento, paz interior y armonía con ellas mismas y su entorno.

El pasado no es un país extraño (II)

Admito entonces que no me cambiaría por nadie en esos momentos en los que, como atraído por una fuerza ancestral, en un remolino extrañamente hermoso, la imaginación me lleva lejos en el tiempo sobre los templos de Agrigento, imponentes entre olivos, almendros y flores de acanto, o se cuela en la oscuridad y el eco de la cueva que llaman la Oreja de Dionisio, en Siracusa, mientras el recuerdo de la cumbre nevada del Etna vuelve a mí como el más hermoso telón de fondo del antiguo teatro griego de Taormina, colgado en lo alto de una colina sobre el azul inmenso del Mar Jónico.Mientras nuestras sandalias multicolores invaden las mismas calles empedradas llenas de gente ruidosa que, muchos siglos atrás, oyeron a los sabios y a los filósofos hablar de la virtud, la justicia y el conocimiento uno no puede dejar de reconocer que una grandísima parte de las leyes, las costumbres y los conocimientos técnicos que hoy nos facilitan la vida cotidiana provienen de las mentes inquietas de aquellos que nos precedieron.

Metamorfosis cultural

La dura realidad es que los primeros están en retirada y su lugar está siendo ocupado por unos valores que resultan un tanto extraños, incluso sospechosos, puesto que transmiten la sensación de haber sido construidos para algún fin predeterminado.

Cuestión de límites

Parece ser que las aristócratas las mandaron a buscar a las aldeas cercanas, probablemente con engaños o bajo amenazas, o una combinación de ambas, con el fin de hacer más numerosa la inusual reivindicación.Es verdad que esa no fue la única ley que se redactó en Roma para tratar de “contener” los desmanes de sus élites, en su mayoría corruptas.

Juego de disfraces

Lo que ocurre es que en estos tiempos tales postureos son de uso corriente. Hay quién dice que lo que está pasando es una despersonalización integral del individuo debido a la ausencia de un pensamiento crítico y la nula comprensión lectora existente en nuestra sociedad, que tendría su origen en un paquete cultural que infiere que es más importante lo de “parecer” que lo de “ser”.En todo caso, según los cánones actuales, una buena parte del “éxito” en la vida personal está relacionado con la careta que se lleve puesta; aquello de “como te ven te tratan” tiene más vigencia hoy que nunca. Pero ¿qué es el éxito a la luz de los nuevos valores?, pues es fama, popularidad, logros, aunque sean de origen oscuro, pero también está directamente relacionado con el dinero, el poder, la deslealtad.

Entre dos realidades

Existe la sensación de que está en marcha una determinada construcción cultural cada vez más intolerante, más miope y, si cabe, más reduccionista; hay un sospechoso interés en que el árbol no nos deje ver el bosque en toda su dimensión, ni disfrutar de sus diferentes colores.Es obvio que muchos de los elementos del mundo virtual están separados del real por una línea demasiado fina, invisible a simple vista, con lo cual hace que mucha gente los confunda sin saber lo que realmente está pasando.Lo cierto es que con el tiempo lo que se recibe del mundo virtual acaba influenciando, condicionando y moldeando la vida diaria de las personas.

Macron y la “realpolítik”

Los mal pensados dicen que la “indignación” de Macron no fue tanto por los dineros perdidos, que también, sino por lo poco que lo valoraron y también por la futura pérdida de peso de París en la región.

El cuarto poder

Ese cuarto poder del que tanto se habla no deja de ser un mito, por la sencilla razón de que los oligopolios de las comunicaciones son parte de “un todo”, que no es otro que el poder financiero dominante, por lo tanto, no existe.

1 2 3 4 5