La Xunta celebra el inicio de las fragatas y pide “compromiso” para impulsar la competitividad

Protesta de la CGT en el interior del astillero durante el acto de corte de chapa de las fragatas | jorge meis

El inicio del corte de chapa de las fragatas F-110, si bien ha supuesto un hito celebrado por la totalidad del tejido político y empresarial de la comarca, también suscitó reacciones enfrentadas entre estos mismos actores.


Por una parte, el vicepresidente económico de la Xunta, Francisco Conde, apuntó al término del acto que tuvo lugar en Navantia que el comienzo de este proyecto supone “un punto de inflexión moi importante para que o sector naval siga collendo impulso”, aunque censuró que el acto “demorouse demasiado”. En este sentido, Conde incidió en la importancia del “compromiso conxunto” de las administraciones central y autonómica para impulsar el astillero; por parte del Gobierno, “para seguir investindo nas infraestruturas precisas para darlle competitividad ao estaleiro”; y por la Xunta “para seguir acompañando a Navantia (...) tanto cofinanciando proxectos de innovación, como impulsando proxectos de formación”. Por último, el vicepresidente económico volvió a pedir apoyo para la propuesta de la Xunta del Pacto de Estado por Ferrol, un documento, aseguró, “consensuado por toda a comarca e que pode ser o contexto axeitado” para “comprometer outros aspectos” que el área “precisa”.


Por otro lado, el presidente de la Diputación, Valentín González, y el alcalde de Ferrol, Ángel Mato, coincidieron en la gran relevancia de este proyecto “tractor” para la ciudad y la comarca, destacando ambos la gran inversión económica del ejecutivo central y los 9.000 puestos de trabajo directos e indirectos que creará. Así, González Formoso hizo hincapié en que el contrato “vaille dar alento a un estaleiro e unha cidade que ten tempo para repensar a súa diversificación, para modernizar as súas capacidades nas instalacións de Navantia e para ir incorporando melloras de dixitalización, de procesos produtivos ou novas infraestruturas”, en referencia al demandado dique seco. En esta misma línea se expresó Ángel Mato, que apostó por “aproveitar o momento para poder diversificar mercados, modernizar o estaleiro, dixitalizar os procesos produtivos e arrastrar á industria auxiliar ligada ao naval”. Mato incidió, de esta forma, en la importancia de la eólica marina, asegurando que “estamos nun punto de inflexión que vai xerar moita actividade económica”.


Por último, el portavoz del Partido Popular en Ferrol, José Manuel Rey, si bien celebró el inicio de las fragatas también criticó el “retraso” de las mismas y que el presidente “perdiese la oportunidad de ratificar su compromiso con el sector naval de la ría”, insistiendo en que las instalaciones necesitan ser competitivas. En este sentido, Rey Varela censuró que el dique seco continúe sin entrar en los planes de Navantia y que no se dotase de un buque puente a Ferrol tras la finalización de los AOR australianos.


Parte social

El tejido sindical de la ciudad también tuvo una presencia relevante en el acto de ayer. Por una parte, durante su visita al astillero, Pedro Sánchez mantuvo un encuentro con los representantes del comité de empresa de Navantia, que le transmitieron las necesidades inmediatas de las instalaciones. Según detalló el presidente del organismo, Emilio García, este contrato solo supone el 50% de la carga de trabajo que los astilleros tenían tres décadas atrás, por lo que ha instado al ejecutivo central a “manter a contratación na comarca” y a contar con proyectos adicionales en las instalaciones.


Por otra parte, tanto la CIG como la CGT celebraron dos protestas independientes. En el caso de la primera, que tuvo lugar a las puertas del astillero y que contó con la participación del portavoz municipal del BNG, Iván Rivas, buscaba instar al Gobierno a abrir los astilleros a la construcción civil, diversificando sus actividades más allá de la eólica marina o la construcción militar. La segunda, celebrada dentro del astillero, tuvo como detonante el fallecimiento del trabajador de la industria auxiliar en San Fernando. En este caso, las reivindicaciones de los trabajadores pasaban por exigir el fin de la subcontratación en Navantia y la aprobación de los coeficientes reductores de la edad de jubilación para los trabajadores del naval.


Por último, la UGT, por medio de un comunicado, reivindicó que el ejecutivo cumpla con los compromisos de inversión para los astilleros, especialmente para el dique seco.

La Xunta celebra el inicio de las fragatas y pide “compromiso” para impulsar la competitividad

Te puede interesar