lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Las bases de Junts votan dejar el Govern de Pere Aragonés

Jordi Turull, Laura Borràs y Albert Batet /David Zorrakino / Europa Press

Un 55,73 % de la militancia de JxCat ha votado no a seguir formando parte del Govern de Pere Aragonès (ERC), frente a un 42,39 % de síes y un 1,88 % de votos en blanco, por lo que se romperá el Ejecutivo de coalición independentista.


Así lo reflejan los resultados provisionales de la consulta interna convocada por JxCat sobre su continuidad en el Govern, cuyas votaciones se iniciaron el jueves y han terminado a las 17.00 horas de este viernes.


La participación en la consulta telemática de dos días ha sido especialmente alta: ha votado un 79,18 % de los 6.465 afiliados, según los datos facilitados por el partido en un comunicado este viernes.


Tras el cierre de las votaciones, la ejecutiva de JxCat se reúne esta tarde a partir de las 17.30 horas para evaluar los resultados.


Una de las primeras consecuencias del resultado será -salvo sorpresas- la dimisión inmediata de los seis consellers de JxCat que quedan en el Govern tras la destitución de Jordi Puigneró como vicepresidente del ejecutivo: Jaume Giró (Economía y Hacienda), Victòria Alsina (Acción Exterior y Gobierno Abierto), Gemma Geis (Investigación y Universidades), Josep Maria Argimon (Salud), Lourdes Ciuró (Justicia) y Violant Cervera (Derechos Sociales).


Salvo Geis, el resto de consellers se habían mostrado favorables a no romper el Govern, si bien Giró, una de las voces más significadas a favor del sí en la consulta, ya ha dejado claro que, si ganaba el no, abandonaría "inmediatamente" el cargo.


El deterioro de las relaciones entre los dos socios de gobierno se había ido agravando en los últimos meses: en julio, ERC contribuyó a suspender a Laura Borràs como presidenta del Parlament y a la vuelta del verano los republicanos hicieron caso omiso a los llamamientos de JxCat a cumplir tres puntos clave del acuerdo de gobierno.


La situación acabó estallando la semana pasada, cuando JxCat amenazó con pedir a Aragonès que se someta a una cuestión de confianza si no cumple lo que plantea el acuerdo de legislatura para avanzar en el proceso independentista, a lo que el president respondió con el cese fulminante de Puigneró.


Figuras preeminentes de JxCat, como Carles Puigdemont, Laura Borràs o Josep Rius, han apoyado el no a seguir en el Govern.


El resultado de la consulta abre multitud de interrogantes que deberán resolverse en los próximos días, entre ellos cómo piensa seguir gobernando Aragonès, con un ejecutivo que en estos momentos solo dispone del apoyo de 33 de los 135 diputados del Parlament.


Aragonès ya ha avanzado que no convocaría elecciones anticipadas aunque JxCat saliese del Govern, por lo que probablemente tenderá la mano a los comunes -que disponen de ocho escaños- para ganar apoyos parlamentarios, aunque seguirán siendo insuficientes para acercarse a la mayoría absoluta, situada en 68 diputados.


El PSC que lidera Salvador Illa -principal grupo de la cámara empatado a 33 escaños con ERC- ya ha garantizado que en cualquier caso seguirá ofreciéndose a Aragonès para sacar adelante los presupuestos de la Generalitat para 2023.


Hasta ahora, Aragonès había declinado su respaldo para no quedar cautivo de los votos socialistas y perder capacidad de maniobra ante el Gobierno de Pedro Sánchez, pero la salida de JxCat puede obligar a un cambio de escenario, si bien el propósito del president es explorar apoyos de "geometría variable" en el Parlament. 

Las bases de Junts votan dejar el Govern de Pere Aragonés

Te puede interesar