Mejor sin esta papa

|

En mi último artículo me comprometí seguir defendiendo mi tesis sobre por qué considero que los separados vueltos a casar no viven en pecado, pero las últimas declaraciones del Papa me impiden concentrarme en otra cosa; perdonen el aplazamiento. La última del Papa colma el vaso de las chorradas y da idea de su poco sentido papal. No solo lo digo por su comentario de que viene a Santiago pero que no a España, que se puede entender que significa que no es un viaje oficial, y ello haciendo un gran esfuerzo de bondad. Sobraba lo de “no a España”, ni hacer otras referencias políticas a España que a él para nada le incumben. Deberían importarle más la situación de su país y sobre todo su legado en la Iglesia, si es que deja algo.

Mi enfado lo provocan sus inoportunas declaraciones apoyando las palabras del Presidente de México en su discurso de celebración del 200 aniversario de la independencia Mexicana cuando hace referencia a la intervención de España, y por tanto de los españoles, en la llamada conquista de México allá por el año 1519. Antes de ayer, vamos. Me pregunto, Sr. Papa y Sr. Obrador, quienes son Vds. para juzgar unos hechos ocurridos hace cinco siglos y según muchos no han sido como Vds. dicen. Pero sobre todo Vd. Sr. Bergoglio, me cuesta llamarle Papa, ¿quién es Vd. para decir que España debería pedir perdón? ¿quién le ha dado a Vd. el derecho de juzgar y a señalar quién ha de pedir perdón? No creo que yo le tenga que explicar a Vd. que es el perdón ¿o sí? Comparen Vds. los diferencias entre conquistadores al norte del Rio Bravo con las personas que llegaron al sur de tal rio. ¡Claro que hay diferencias! ¿Por qué lo hace Sr. Papa?

Sr. Bergoglio, desde mi convicción cristiana me cuesta entenderlo y aunque no soy amigo de citas, no sé por qué me ha acordado de “no juzgues y no serás juzgado”. Fácil, ¿no? Sea coherente con lo que representa y haga un servicio a la Iglesia, si algo significa para Vd., márchese y no cree más disensiones, que parece le divierte. Estaremos mejor sin Vd. Y sin quienes lo eligieron por razones diferentes a las que deberían de ser.


Mejor sin esta papa