Indignación contra los talibanes por impedir a las niñas volver al colegio

|

Las muestras de indignación se repiten en Afganistán después de que los talibanes decidieran que solo los varones pueden regrear a las aulas de Secundaria, que reabrieron tras permanecer mes cerradas, mientras las estudiantes deberán permanecer en casa, en un nuevo gesto de los radicales islamistas contra los derechos femeninos.


“Anoche no dormí, toda la noche estuve pensando en mis hijas. Llevaban más de un mes en casa y esperaban ansiosamente la reapertura de las escuelas.


Pero el Gobierno (talibán) solo permitió a los chicos retomar las clases”, afirmó Sakina, de 38 años.


Sus hijas Hasina, de 16 años, y Adila, de 14, lloran desconsoladas desde que se enteraron de que aún no podrán regresar a la escuela. Por ahora solo las niñas de educación Primaria pudieron regresar a sus aulas.


Los colegios de Secundaria no habían reabierto sus puertas desde el 15 de agosto, cuando colapsó el anterior Gobierno afgano con la toma de Kabul por parte de los talibán, que se excusan diciendo que están preparando un entorno adecuado para las niñas.


Para muchos esta decisión recuerda a la tomada durante el anterior régimen talibán entre 1996 y 2001, cuando bajo el mismo pretexto mantuvieron a las niñas encerradas en sus casas, asegurando que volverían al colegio cuando la situación mejorase.


El portavoz talibán Bilal Karimi insistió ayer sin embargo en que la apertura de las escuelas femeninas se producirá “en un tiempo”, y dijo que no es necesario preocuparse.


“Las autoridades están trabajando en una guía, en la separación de las aulas, y en la disponibilidad de maestros y transporte para las niñas. El resultado se compartirá con la nación”, dijo el portavoz.


Activistas de derechos humanos esperan que los talibán no vuelvan a repetir sus prácticas del pasado, con una sociedad afgana que cambió mucho durante las últimas dos décadas, además de la necesidad que tienen de ganarse el reconocimiento global.


Por otra parte, al menos dos personas murieron y otras 19 resultaron heridas ayer en el este de Afganistán, en el primer gran atentado desde que las tropas estadounidenses abandonaron el país poco antes de la medianoche del 31 de agosto.


El atentado con bomba, que causó dos muertos y 19 heridos, se produjo esta mañana en la ciudad de Jalalabad, capital de la provincia oriental de Nangarhar. 

Indignación contra los talibanes por impedir a las niñas volver al colegio