Un líder talibán desmiente que haya disputas dentro del gobierno afgano

|

El mulá Abdul Ghani Baradar, cofundador de los talibán y jefe adjunto del Gabinete de ministros, desmintió ayer los rumores sobre disputas internas en el nuevo Gobierno interino de los islamistas, ni que hubiese resultado herido de gravedad por una confrontación entre líderes de la agrupación.


“Esa noticia no es cierta, gracias a Dios estoy bien y sano, y el otro asunto es que los medios dicen que tenemos disputas internas, eso tampoco es cierto. Somos muy educados y misericordiosos entre nosotros, incluso más que con los miembros de la familia”, dijo ayer el mulá Baradar en una entrevista en vídeo difundida en Twitter por el portavoz talibán Naeem Wardak.


En los últimos veinte años, continuó, “hemos hecho sacrificios y hemos soportado dificultades para poner fin a la ocupación (estadounidense), y esto no fue con el propósito de ganar poder ni posición” en la nueva administración afgana, agregó el mulá.


Según los rumores que circulaban por las redes y varios medios de comunicación, Baradar había resultado herido, o incluso muerto, tras una disputa interna con el ministro de Refugiados y Repatriación, Khalil Rahman Haqqani, que a su vez es un distinguido líder de la temida red Haqqani, considera una agrupación terrorista por EEUU.


Mientras, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, el italiano Filippo Grandi, pidió a la comunidad internacional, antes de concluir su visita oficial a Afganistán, apoyo urgente y sostenido para los refugiados afganos.


“La situación humanitaria en Afganistán sigue siendo desesperada”, apuntó Grandi en un comunicado, y advirtió que si los servicios públicos y económicos colapsan, “veremos más sufrimiento, inestabilidad y desplazamientos tanto dentro como fuera del país”.


Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, mantuvieron una reunión en París centrada entre otros puntos en cómo seguir facilitando la salida de Afganistán de europeos y de otras personas amenazadas.


“Hay que mantener nuestros esfuerzos para permitir que algunos ciudadanos europeos y personas amenazadas puedan salir del país, suministrar apoyo humanitario a quienes están en situación de necesidad y evidentemente apoyar a los países vecinos que han acogido a afganos”, dijo Macron.  

Un líder talibán desmiente que haya disputas dentro del gobierno afgano