Comer en Rianxo: O Curral do Marqués

El restaurante se encuentra en una pequeña aldea de la parroquia rianxeira de Taragoña | CEDIDO
|

En el corazón de Rianxo en la pequeña aldea de Ourolo, en Taragoña, que respira la ría de Arousa se encuentra uno de los grandes secretos gastronómicos del Barbanza, O Curral do Marqués. Un restaurante que sorprende a través de los sentidos y que se ha convertido en todo un referente en la zona. Merece la pena hacer quilómetros desde cualquier punto de Galicia para disfrutar de su gastronomía y de su privilegiada terraza cubierta por una inmensa enredadera que ofrece bienestar. Porque en tiempos de pandemia el comensal ya no solo se mueve por una buena oferta culinaria -que la tiene- si no también por un emplazamiento seguro al aire libre como el del Curral do Marqués. 


Juanjo y Alberto se encuentran detrás de esta singular experiencia gastronómica que difiere de lo habitual, que sorprende en elaboraciones, a la que no le falta el mínimo detalle en emplatados y, lo más importante, de la que uno se va para regresar. Podría definirse como una propuesta alternativa en la que se fusiona el producto de proximidad con la innovación en las elaboraciones dejando paso a un resultado final de matrícula de honor. Escapar de lo tradicional con lo tradicional, y además con riesgo, así es cómo se podría explicar lo que esconde la cocina del Curral do Marqués. 


Carta de temporada

En su carta la temporalidad marca la hoja de ruta en cocina porque en este restaurante rianxeiro son de comer lo que toca en cada momento. En otoño es difícil resistirse a sus platos de setas o de berberechos y almejas. Este verano triunfan las navajas con emulsión de manzana, jengibre y Albariño, el sashimi de atún rojo y nunca puede faltar en la comanda el bacalao, que preparan de forma prodigiosa o los cortes de raza gallega, entre otros platos.




Al Curral do Marqués uno va para disfrutar de una experiencia gastronómica completa, porque desde el entorno al excelente trato del servicio o al exquisito nivel culinario todo encaja en un puzzle perfecto en el que la palabra volver está siempre presente. El ticket medio del local está en unos 35 euros. ¿Su mejor secreto? Los postres caseros que ponen el mejor broche de oro para un festín diferente, elegante y con toques de innovación gastronómica.

Comer en Rianxo: O Curral do Marqués