Estados Unidos vuelve a golpear a Irán con bombardeo con once muertos en Irak y Siria

Un soldado de Estados Unidos, ante una base en Irak/Ameer Al Mohammedaw/dpa
|

Los bombardeos estadounidenses perpetrados anoche en zonas fronterizas entre Siria e Irak, que han dejado al menos once muertos entre civiles y milicianos chiíes, marcan un nuevo pico de tensión entre Washington y Teherán por la actuación de las milicias iraquíes a ambos lados de la frontera con el respaldo de Irán.


Apenas cuatro meses después de una acción similar por parte de la aviación estadounidense en territorio sirio y en plenas negociaciones para que Estados Unidos e Irán regresen al acuerdo nuclear, cazas F-16 de las Fuerzas Aéreas estadounidenses llevaron a cabo dos bombardeos en Siria y uno en Irak.


Víctimas a ambos lados de la frontera

En Al Bukamal, en la provincia oriental siria de Deir al Zur, el ataque causó la muerte de un menor de 9 años, cinco miembros del grupo de milicias iraquíes mayoritariamente chiíes Multitud Popular y una séptima persona que todavía no ha sido identificada, informó a Efe una fuente militar siria que pidió el anonimato.


Los proyectiles alcanzaron un centro de operaciones de la Multitud Popular situado a apenas un kilómetro de la frontera con el vecino Irak, de acuerdo con la fuente militar.


Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos amplió el presunto radio de alcance de la acción al aseverar que fueron alcanzados un almacén de armas y una posición militar de esa formación armada en territorio sirio, donde lucha en el bando del presidente Bachar al Asad.


De acuerdo con un comunicado de la ONG, con sede en el Reino Unido y una amplia red de colaboradores sobre el terreno, los siete fallecidos en ese lado de la divisoria pertenecían a las filas de la Multitud Popular.


En territorio iraquí, murieron cuatro milicianos, según informó la propia agrupación armada, que actúa en coordinación con las fuerzas ordinarias iraquíes bajo el mando del Ejército y con el beneplácito del Ejecutivo.


"A las 02:00 de la madrugada del lunes, la aviación estadounidense tuvo como objetivo tres posiciones de las fuerzas de la Multitud Popular (de las brigadas 14 y 46) a una distancia de 13 kilómetros de la frontera iraquí en la comarca de Al Qaim", en el oeste de Irak, afirmó en un comunicado la dirección general de medios de la Multitud Popular.


En un comunicado, la milicia Kataeb Said al Shuhadá confirmó que se produjeron bajas en sus filas, aunque no precisó la cifra de muertos, y amenazó con vengarse por este ataque, que es el último de una serie de golpes asestados por Washington a las milicias chiíes desde finales de 2019.


El segundo bombardeo de Biden

Según la versión del Pentágono, que no ofreció un balance de víctimas, el ataque aéreo fue ordenado por el presidente, Joe Biden, y se trató de una acción "de precisión" de carácter defensivo contra instalaciones de grupos armados respaldados por Teherán.


Washington argumentó que las milicias proiraníes, entre las que citó a las iraquíes Kataeb Hizbulá y Kataeb Said al Shuhadá, han estado lanzando desde estos puntos ataques con drones contra posiciones y soldados estadounidenses en Irak.


Al Bukamal ya fue objeto a finales del pasado febrero de una acción muy similar por parte de la aviación estadounidense, que bombardeó posiciones y un cargamento de armas de la Multitud Popular, con un balance de víctimas que osciló entre un muerto y 22, según distintas fuentes.


Rechazo de Irak

A pesar de que el Ejército y el Gobierno iraquíes son socios destacados de Washington, rechazaron tajantemente el bombardeo en su territorio.


"Condenamos el ataque aéreo estadounidense que tuvo como objetivo anoche una posición en la frontera iraquí-siria, lo que representa una violación flagrante e inaceptable de la soberanía iraquí y de la seguridad nacional", afirmó el portavoz de las Fuerzas Armadas iraquíes, Yahia Rasul, en un comunicado.


Rasul reiteró una vez más que Irak no quiere ser el territorio en el que "se rindan cuentas" e invitó a la calma, así como a "evitar una escalada".


Por su parte, el Ministerio de Exteriores afirmó en una nota que mantiene "la comunicación con las diferentes partes, mediante las iniciativas y actividades diplomáticas que garantizan que no se vuelvan a repetir similares actos hostiles rechazados y condenados".


Además, destacó que busca "garantizar el derecho a la soberanía (...) e impedir cualquier escalada que desestabilice la seguridad iraquí".


A principios de 2020, la tensión entre EEUU e Irán alcanzó su punto más alto en Irak por el asesinato del comandante iraní Qasem Soleimani en un bombardeo estadounidense en Bagdad, en el que también falleció el número dos de la Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes

Estados Unidos vuelve a golpear a Irán con bombardeo con once muertos en Irak y Siria