El PSOE acusa a Ayuso de convertir Madrid en "un plató" y de hacer de la confrontación su "seña de identidad"

|

La portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Hana Jalloul, ha acusado a la presidenta regional en funciones y candidata a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de haber convertido a la región en "un plató" y de hacer de la confrontación "su seña de identidad".


Así lo ha trasladado Jalloul durante su intervención en el segundo día del Debate de Investidura en la Asamblea de Madrid. Ha reiterado que votará en contra de que Ayuso sea presidenta porque el PSOE "no puede apoyar el negacionismo de la violencia de género".

"Usted habla mucho de España, pero ningún país ni futuro puede construirse desde la confrontación que usted ha convertido en su seña de identidad. Eso de gobernar para usted es aburrido porque le dan pereza los problemas del día a día, la sanidad, la Educación y la Dependencia", ha lanzado.


La portavoz socialista le ha sugerido que las instituciones son "importantes" y que "no están a su servicio", sino que ella es la que tiene que estar "al servicio de las instituciones".


En este punto, le ha exigido "respeto" por todas ellas sin cuestionar "la jefatura del Estado". No obstante, ha lamentado que "mientras está buscando nuevo titular, no está preocupada en lo que le compete aquí que es resolver los problemas de los madrileños".


"Defender la libertad es combatir la violencia de género, no cuestionarla; es defender a todas las personas por igual, no atacar al colectivo LGTBI. Habla de libertad, pero no creo ni en la igualdad ni la justicia social", ha criticado.


Así, ha lamentado que no hayan sido capaces de reconocer que todas las medidas que ha propuesto las van a poder realizar gracias a la gran parte de las inversiones que llegan a Madrid por parte del Gobierno de España. Por último, la socialista ha reivindicado que serán "implacables ante el machismo, la xenofobia, el racismo y cualquier discriminación".


El PSOE acusa a Ayuso de convertir Madrid en "un plató" y de hacer de la confrontación su "seña de identidad"