Navantia y Windar embarcan la última plataforma flotante para el parque Kincardine

Embarque de la estructura | j.f meis
|

La quinta y última plataforma flotante construida en Navantia Fene se embarcó ayer en el astillero de Perlío para su traslado a la costa de Aberdeen, donde se instalará el que será el parque eólico marino de mayor potencia instalada del mundo, Kincardine.


Con esta operación de carga, la UTE formada por Navantia y Windar culmina el proceso de construcción de estas estructuras que comenzó en enero de 2019 con la firma de un contrato con el Grupo Cobra, uno de los referentes internacionales en la promoción, construcción y operación de plantas de energía renovable. Las cinco unidades fabricadas en la factoría fenesa estarán provistas de turbinas de 9,5 MW.


El contrato ha generado, explican fuentes de Navantia, 1,25 millones de horas de trabajo en el astillero y en su desarrollo se han empleado 15.000 toneladas de acero, unas 3.000 por unidad. Todas ellas tienen un puntal de 30 metros, una huella en forma triangular de 70 de lado y están dotadas de un sistema de lastre activo automático que permite mantener la plataforma enderezada para maximizar la eficiencia de la turbina.


Circunstancias adversas

Navantia celebró ayer haber superado el reto de “fabricar unidades complejas en un corto plazo de entrega” y en unas circunstancias “especialmente adversas” por la crisis sanitaria.

La compañía pública, que ha desarrollado este trabajo con Windar, consolida así su posición como líder del mercado en la construcción de eólica flotante, apunta, después de haber construido otras cinco unidades “tipo Spar” para el programa Hywind –también en Reino Unido– y una para Windfloat Atlantic, en Portugal. Navantia es, hasta la fecha, el único astillero que ha participado en tres proyectos flotantes. 

Navantia y Windar embarcan la última plataforma flotante para el parque Kincardine