Lo malo conocido

|

Dicen que los niños y los locos dicen siempre la verdad. Me atrevo a incluir en ese grupo a la ingenua representante de las juventudes del Partido Popular que el otro día, al pedir el voto para Isabel Díaz Ayuso, remataba y es que “de elegir es mejor lo malo conocido”. Y ahora tenemos a todos los politólogos, los plumillas de la capital y los que ganaron, perdieron o empataron haciendo sus cábalas.


A destacar la euforia del PP que piensan, como en su día prometió VOX, emular la recuperación firmada por don Pelayo o, como dicen los cursis “la mariposa que se mueve en China y monta un sin dios en Fisterra y en Ourense.


Habrá que recordar que aquí la extrema derecha no puso el pie en el parlamento y no es “ninguen” en la política regional, provincial o local. Algunos dicen que está ya dentro de las filas populares pero lo cierto es que pintan poco gracias a la política de Feijóo que se mantuvo siempre a distancia de Génova. Cierto que el martes los “peperos” gallegos sacaron pecho con la victoria de Ayuso.


Lo preocupante es el avance de la derecha y no el vuelo de la maldita volvoreta. El repetir ahora que Ayuso nunca habló de su programa –como no fuera lo de la cervecita y otras frivolidades– si es interesante reflexionar sobre la derecha económica, la de aquí y la de allá, que cuenta con la simpatía de las grandes corporaciones que ya están repartiendo beneficios de a manera habitual en este país: despidos y contención laboral. ¿Mejorar la educación, la sanidad, las ayudas a los que menos tienen? Vale pero sin tocarles a ellos el bolsillo.


O sea no subamos los impuestos como hace el presidente de EEUU (¡no pensarán que es un rojo!) señalando al centenar de las mayores empresas de su país.


Y es que sino ¿Quién va a poner los mil ochocientos billones de dólares para protección social? Pues los que más tienen. Pero ya nos había avisado la señora Ayuso anunciado una nueva rebaja. ¿Y para quién? Pues, como ya conocemos el plan del PP puesto en marcha en su día por Mariano Rajoy –recortar los avances sociales– pónganse los madrileños en lo peor.


Acabo: ganaron ellos y como asegura el dicho al ser mayores de edad y por tanto seles presume dignidad y gobierno, allá ellos. Que tengan suerte.   

Lo malo conocido