La empresa de baches volverá a estar en funcionamiento a finales de verano

La nueva adjudicación evitará que los baches se perpetúen durante semanas | daniel alexandre
|

Mantener los viales en buen estado de conservación es el objetivo de la licitación del servicio de mantenimiento de infraestructuras viarias que actualmente no cuenta con contrato en vigor y para el que se ha iniciado el proceso de adjudicación, por un importe de 900.000 anuales, que pasarían a 1,8 de cumplir el contrato que puede llegar a ser de dos años y prorrogarse, incluso, nuevamente, hasta alcanzar los 3,6 millones.


Un total de 15 firmas optan a convertirse en la conocida comúnmente como empresa de baches de la ciudad y se espera que el contrato pueda estar listo para comenzar a funcionar a finales de verano.

Así, ayer se procedió a la apertura del primer sobre en la Mesa de Contratación Permanente del Concello con la documentación acreditativa de cada firma concurrente.


“Este servizo vai supoñer unha importante mellora na conservación da rede viaria municipal”, aseguró el concejal de Urbanismo, Julián Reina, ya que incluye trabajos de reparación y reposición de pavimentos de calles, carreteras y aceras, además de otros elementos de la vía pública, como pueden ser, en ciertos casos, mobiliario, señalización o canalizaciones.


Todas las carreteras

Entre las novedades de este contrato se incluye la posibilidad de que la empresa encargada de las reparaciones pueda, ante una necesidad urgente, actuar en carreteras que no sean estrictamente municipales e incluso sobre elementos de propiedades privadas en caso de que afecten a espacios públicos, a través de la ejecución de las actuaciones precisas de forma subsidiaria repercutiendo posteriormente a los propietarios.


Otros aspectos que recoge el documento de licitación es la necesidad de que la firma adjudicataria instale las señalizaciones correspondientes para informar al conductor o peatón de la obra y la puesta a disposición del ciudadano de un número de teléfono para que se pueda informar de las incidencias que se detecten, con el objetivo de que se pueda incluir en la programación de reparaciones que se establezca.

Asimismo, se establece que el plazo máximo para realizar esas intervenciones será de un mes, salvo que se registren incidencias justificadas que lo impidan. Las consideradas urgentes tienen un plazo de 24 horas para su reparación y las de emergencia deberán comenzar de modo inmediato.


Los materiales empleados en los trabajos de reparación y sustitución deben ser similares a los existentes en el momento del daño o deterioro.

La empresa de baches volverá a estar en funcionamiento a finales de verano