Mónica Rodríguez: “Su vida y su obra son grandes ejemplos; necesitamos referentes como Concepción Arenal”

La ilustradora Teresa Novoa, tataranieta de Arenal, y la escritora Mónica Rodríguez, con el cómic, prologado por Manuela Carmena
|

Es la mujer del retrato de la casa familiar la que inspira a una niña a imaginar, a dibujar, su vida, la vida de Concepción Arenal. La novela biográfica de Mónica Rodríguez y Teresa Novoa que edita Nórdica es el resultado de esa búsqueda inspiradora.


¿Cómo surgió la idea de hacer un cómic sobre Concepción Arenal?

Teresa Novoa es una magnífica ilustradora, amiga, vecina y tataranieta de Concepción Arenal. Fue ella la que me propuso que escribiese un guion para una novela gráfica sobre Arenal que ella ilustraría. Yo nunca había escrito un guion para cómic, así que le dije que me lo pensaría, pero fue leer la biografía escrita por Anna Caballé, “Concepción Arenal. La caminante y su sombra”, tan extraordinariamente documentada y escrita, y sentir el corazón de Concepción Arenal. Me interesa mucho la infancia y la juventud de las personas porque creo que es entonces cuando se forja nuestra personalidad. La de Concepción Arenal es, además, una época de la que se conoce poco y por tanto donde hay más espacio para fabular. Por otra parte, Teresa Novoa me iba contando lo que ella percibía de niña sobre esa antepasada suya, que había escrito todos aquellos libros de la estantería de la casa de Moaña donde pasaba los veranos. Esa casa había sido de Fernando Arenal, el hijo que la acompañó toda la vida, y bisabuelo de Teresa. Como no sabía hacer un guion, comencé escribiendo una novela, que después Teresa fue dibujando, mientras yo limaba el texto hasta dejarlo en su mínima expresión. Fue un trabajo duro y hermoso de ida y vuelta. Un gran aprendizaje en lo técnico y en lo humano.


Como escritora de literatura infantil y juvenil, ¿fue complicado enfocar el trabajo sobre una de las mujeres más relevantes del siglo XIX hacia ese público potencial?

Al acercarme al personaje desde su niñez y su juventud no me resultó complicado, porque en esa mirada de ella están las inquietudes y preguntas de cualquier adolescente que se está buscando a sí mismo. Y creo que eso puede interesarles. Por su parte, el trabajo de Teresa es magnífico, la ambientación, la metáfora gráfica, la expresión hacen tremendamente atractivo adentrarse en el cómic. En cualquier caso, pienso que es una novela gráfica que puede interesar a todos, a jóvenes y mayores.


¿Qué tiene de especial una figura como Concepción Arenal?

Fue una mujer extraordinariamente inteligente, autodidacta, terca, con grandes inquietudes intelectuales y muy sensible al dolor y la miseria, quizás porque ella también sufrió mucho. Era voluntariosa, trabajadora, férrea en su moral y sus convicciones, aunque capaz de cambiar de opinión. Y sobre todo tenía ese impulso de actuar que la llevó a reflexionar y escribir para cambiar la realidad de los presos, los huérfanos, los condenados a muerte, las mujeres… No estaba interesada en la gloria ni en su aspecto físico, siempre fue muy austera en su modo de vestir. Era una gran pensadora que quería un mundo mejor para todos y que, a pesar de todas las dificultades que se encontró, se dedicó a construirlo.


¿Acercar su vida y su obra al público más joven era una necesidad?

Era y es una necesidad y una obligación. Es una de las mujeres que más ha transformado nuestra sociedad, que ha luchado por los derechos sociales. Dio voz a los marginados en un siglo tan complejo como el XIX, en el que las mujeres estaban relegadas al ámbito familiar. Ella fue capaz de salir de él con su voz y transformar la sociedad. No podemos olvidarnos de ella, de su pensamiento y su obra y de las mejoras que consiguió para todos. Los jóvenes pueden sentirse identificados con su lucha personal y su lucha social.


¿Debe ser Arenal una inspiración para las nuevas generaciones de mujeres?

Por supuesto, su búsqueda de identidad en un mundo que le cerraba las puertas por ser mujer, su empeño en alzar la voz y dársela a los necesitados, esa iniciativa para, a través de la reflexión, participar del cambio de la sociedad son realmente muy inspiradores. Creo que su vida y su obra son grandes ejemplos. Necesitamos referentes como ella.

Mónica Rodríguez: “Su vida y su obra son grandes ejemplos; necesitamos referentes como Concepción Arenal”