“Covid no Bosque”, un mensaje de esperanza en tiempos de pandemia desde A Capelada

Imagen del equipo implicado en el trabajo audiovisual dirigido por Simone Jenkinson y Joseph Traynos, vecinos de Cedeira
|

Simone Jenkinson y Joseph Traynor desembarcaron hace ya unos tres años en Cedeira en busca de una vida más tranquila. Naturales de Reino Unido, residieron quince años en Buenos Aires, donde tenían una productora de eventos y publicidad y un frenético ritmo de trabajo al que decidieron poner punto y final, sobre todo cuando nació su hija.


Ahora, son unos “cedeireses” más. Su casa “Pepanova”, situada en la parroquia de Montoxo, constituye un retiro espiritual no solo para ellos, sino para otros artistas, de todo el mundo, que deseen conectar con la naturaleza y colaborar en diferentes propuestas culturales. Este es el proyecto con el que llegaron a Galicia y que esperan poner en marcha tan pronto la situación sanitaria lo permita.


Mientras tanto, ellos siguen creando. Y es precisamente la pandemia de la Covid-19 la que ha inspirado su nuevo trabajo, una pieza audiovisual titulada “Covid no Bosque” que logró implicar a más de una veintena de personas, de forma totalmente altruista.


“Este corto proviene de una comunidad local con un sentir colectivo de urgencia: un grupo de gente que quería articular la sensación de convertirse en extraños en un mundo que ha cambiado a sus pies. El único presupuesto de esta producción fue la buena voluntad y, sin embargo, fue suficiente para reunir artistas de todo el mundo: esos sentimientos compartidos, como la pandemia, son globales”, cuentan los impulsores del trabajo.


Simone dice que el vídeo, que fue lanzado ayer la página web de su compañía con motivo del aniversario del confinamiento, es “un cuento muy simple y muy transparente”, en el que tratan de mostrar las sensaciones que en mucha gente están provocando la actual situación y con el que además quieren transmitir un mensaje de esperanza.


“Covid no Bosque es el más simple de los conceptos en tiempos difíciles: encontrarse a uno mismo perdido en los bosques y sintiendo la necesidad de correr duramente, lejos y libre, hacia el horizonte. Hacia un lugar desde donde se puede ver todo desde una perspectiva diferente y respirar de nuevo”, apunta.


La cedeiresa Silvia Picos pone voz a parte de la música que envuelve un vídeo en el que más de una decena de personas protagonizan una coreografía aprendida en apenas dos horas, el mismo día de la grabación en el entorno natural cedeirés. “Escogimos música linda, que tuviese que ver con el lugar y con Galicia”, cuenta Simone.


Lugares Comúns

El proyecto de este corto, añade, “está muy alineado con nuestra filosofía del intercambio y colaboración artística y cultural entre gallegos y los extranjeros que deciden vivir en Galicia”, comenta Simone.


Una filosofía en la que se enmarca también la creación de la asociación Lugares Comúns que pronto iniciará su actividad como punto de encuentro de personas de diversa procedencia.


“La idea de esta asociación nace a partir de un pequeño grupo de personas residentes en Cedeira, algunas autóctonas, outras no nativas, y otras retornadas, que comparten el interés por el intercambio de conocimiento, experiencias y cultura entre individuos como vía para facilitar la integración de aquellos que vienen de otros lugares para establecerse en esta tierra y comenzar un proyecto de vida, abriendo así ventanas a otras culturas”.

“Covid no Bosque”, un mensaje de esperanza en tiempos de pandemia desde A Capelada