La difícil búsqueda del incendiario

|

LOS bomberos tuvieron que sacar la manguera en un club de alterne de Verín, pues un incendio forestal estaba a punto devorarlo. Y no era la primera vez, sino la segunda en los últimos días en la que tenían que hacerlo. Todavía no se sabe si ambos fuegos fueron fortuitos o intencionados, pero no sería raro que los hubiesen provocado los clientes del local, porque los que no entran calientes, salen echando chispas.

La difícil búsqueda del incendiario