::: VIERNES :::

|

 LA solemne presentación oficial del encargo a Navantia de un buque para la Armada no cubrió del todo la mala nueva de que siete ediles santiagueses del PPdeG tendrán que sentarse en el banquillo. A partir de ahí se han multiplicado las exigencias de dimisión. Feijóo se refugia en la cautela e incumple su reciente código ético a la espera de que el enojoso lance  concluya pronto con la absolución de los procesados. Evita así un complicado trámite de sustitución que podría desembocar en la convocatoria de elecciones en Compostela...

 ENTRE las voces que esixen la destitución fulminante de los concejales santiagueses figuran, como es obligado, las de los cabecillas de la oposición, a quienes se ha unido de manera sorprendente Baltar, presidente provincial del PPdeG y de la Diputación ourensana, que solicita la aplicación inmediata de la normativa del partido para evitar que crezca la
indignación de la ciudadanía hacia los políticos. ¿Será una venganza del joven heredero de la saga baltariana por las afrentas sufridas por su padre durante el inicio del mandato de Feijóo?

::: VIERNES :::