Feijoo avanza que se mantienen las restricciones en Galicia con algún respiro

Alberto Núñez Feijoo, esta mañana, en su comparecencia.
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, avanzó esta mañana en su comparecencia que las restricciones se mantienen en Galicia a pesar de que las cifras han mejorado, tras pasar de una incidencia por cada cien mil personas de 423 casos a los 149 actuales. Feijoo aseguró que, a la pregunta de la sociedad de si estaban sirviendo para algo las restricciones la respuesta es sí "pero no lo suficiente".

El presidente avanzó seis aperturas graduales que los expertos consideran admisibles al no estar la comunidad en el mismo riesgo de hace unas semanas:  

Las clases presenciales se retomarán el lunes 22 de febrero salvo para instrumentos de viento y canto, que los expertos piden aplazar. Las clases en la universidad volverán el lunes siguiente, el 1 de marzo, para poder hacer un cribado en los campus antes de regresar.

En el comercio, a partir del miércoles, se recupera el horario habitual. Se limita el aforo al 50% y se mantienen, de momento, cerrados los centros comercialoes durante los fines de semana.

Se permite la reapertura de instalaciones para practicar el deporte al aire libre y las competiciones.

Se vuelven a abrir los restaurantes de las estaciones de servicio para que los transportistas puedan comer, de forma individual. 

En el ámbito cultural, se vuelve a permitir la actividad con limitaciones. Vuelven los archivos y bibliotecas, así como las salas de exposiciones, con el máximo del 30% de aforo, y se vuelven a abrir también cines y teatros. 


HOSTELERÍA

La aspiración de reabrir los locales de hostelería es "legítima", según el presidente, pero hay que reforzar lo conseguido y el comité clínico entiende que el lunes 22 volveremos a evaluar la pandemia, y si sigue la tendencia a la baja en la que estamos, se podrá seguir la desescalada, incluyendo a la hostelería, en función de los datos de cada ámbito territorial. La Administración va a  pactar un protocolo seguro con los hosteleros para poder aplicar medidas de desescalada, con tres puntos fundamentales: máxima seguridad para entrar, para que cualquier persona que entre sepa el número de personas que pueden estar dentro; máxima seguridad ante un posible brote, con un registro de entradas que permita cribar a los clientes que hayan compartido estancia con un positivo y tener automáticamente la posibilidad de contactar con todos, uno por uno, y por último, máximo control, que corresponde a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

En cuanto a la interacción con convivientes, según avanzó Feijóo, tan pronto se levanten las restricciones a la hostelería, se podrá ver también a los no convivientes y se reabrirán los gimnasios. 


INMUNIZACIÓN

El presidente de la Xunta habló también de la inmunización, en cuanto a las personas que ya han pasado el virus y se han curado, en Galicia es de apenas el 4%, lo que supone una cifra mucho menor que en el resto de España. Una población menos inmunizada y más envejecida hacen que Galicia tenga que protegerse más contra el covid.  

Encontrar el equilibrio entre restricciones y vida comercial y social es "muy difícil", según admite Feijoo y en este sentido recordó "las 2.096 vidas que hemos perdido" y la presión sanitaria de unos profesionales que llevan "casi un año luchando contra una pesadilla". El presidente reconoció de forma especial el trabajo de las Urgencias y de las unidades de cuidados intensivos, que son los que reciben a los pacientes. 


Feijoo avanza que se mantienen las restricciones en Galicia con algún respiro