Condenado a siete años por atracar una farmacia y una joyería en Carballo

|

Fue en cuestión de tres semanas, entre noviembre y diciembre de 2012, que una farmacia y una joyería de la localidad de Carballo sufrieron asaltos violentos similares, perpetrados por un encapuchado provisto de un cuchillo de grandes dimensiones. Por los dos robos, el juzgado de penal 1 acaba de condenar al hombre que fue detenido como sospechoso, después de que el acusado se confesara responsable y vinculara los atracos con su adicción a las drogas.

La sentencia, en este sentido, se dicta por conformidad de las partes y acepta esa toxicomanía como circunstancia atenuante de su responsabilidad penal, lo que sirve para reducir en tres años la condena, de los diez años que solicitaba la Fiscalía a los siete que ha aceptado el acusado.

Las dos primeras víctimas fueron dos empleadas de una farmacia ubicada en la calle de Vázquez Parga de la localidad, a mediados de noviembre. Eran, según se refleja en el dictamen, cerca de las nueve y media de la noche, cuando un hombre embozado tras una braga militar y una capucha sacó frente al mostrador un cuchillo de 20 centímetros de hoja y, esgrimiéndolo ante las trabajadoras, exigió el dinero de la caja. Se llevó, según consta en la denuncia, 2.000 euros de la recaudación y se dio a la fuga, sin llegar a hacer daño a nadie.

Pasados apenas veinte días era la dependienta de una joyería ubicada en la plaza de Galicia quien se veía obligada a entregar todo su dinero al ser abordada por un desconocido ataviado con un pasamontañas y una gorra que la amenazaba con un cuchillo.

y el bolso

Ocurría, según expone la sentencia, pasadas las diez de la mañana, cuando la víctima se disponía a abrir el establecimiento. El ladrón la abordó por la espalda y, colocándole el cuchillo en el cuerpo, la obligó a abrir la joyería, de la que se llevó un número indeterminado de relojes. También se llevó el bolso de la empleada, donde guardaba, además de su documentación, 630 euros, antes de darse a la fuga.

Dado que tampoco en este caso la víctima resultó herida, la sentencia  de penal 1 culpa al autor confeso de los asaltos de dos delitos de robo con intimidación y uso de armas, y no de robos con violencia. En ambos casos, los hechos se ven agravados por haberse perpetrado con el rostro cubierto (lo que el Código Penal recoge como circunstancia agravante de “disfraz”) y por el hecho de ser el acusado reincidente en delitos contra el patrimonio, ya que, según se recoge en el dictamen, cuenta con una condena anterior por un hurto.

Condenado a siete años por atracar una farmacia y una joyería en Carballo