Los forenses confirman que el cadáver hallado en el río Sar es el de Brais Bogo

Diario de Ferrol-2016-03-31-003-c925e596
|

A primera hora de la tarde de ayer se confirmó el trágico desenlace en el caso de Brais Bogo Graña, el vecino de 24 años de Ferrol, que desapareció el pasado 18 de marzo en Santiago, donde trabajaba y estudiaba.
La Policía Nacional de Santiago confirmó que el cadáver hallado el martes en el río Sar, a su paso por Conxo, era el del joven ferrolano, El cuerpo había aparecido el día anterior en torno a las siete y media de la tarde parcialmente oculto entre la vegetación, dentro del caudal del río.
El juzgado de guardia de Santiago instruyó las diligencias oportunas y, dado que las características físicas encajaban con el perfil del desaparecido, los investigadores se pusieron en contacto con su hermano –que estaba en Ferrol– y requirieron su presencia en Santiago ayer por la mañana. Fue precisamente éste el que hizo pública la trágica noticia a través del grupo de Facebook que se había creado para difundir la desaparición de Brais y que cuenta con miles de usuarios de toda España. 

reconocimiento
Los forenses del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) se centraron ayer por la mañana en la labor de identificación del cuerpo, que presentaba un notable grado de descomposición al encontrarse sumergido en el  agua. De hecho, el primer intento de certificar la identidad mediante la huella dactilar fue inútil, ya que la superficie “estaba lisa”, según apuntaron fuentes policiales.
Se hizo, por tanto, una identificación física y morfológica del cadáver, en el que se encontraron elementos comunes con la descripción de Brais que resultaron concluyentes –tres lunares en la mejilla derecha y el piercing de la nariz–, por lo que no fue necesario realizar una prueba de ADN ni la intervención de su hermano. Los técnicos del Imelga continuarán con las pesquisas oportunas para determinar la fecha y las causas de la muerte.
En un primer momento, uno de los compañeros de piso de Brais sitúo al joven por última vez en el propio domicilio cerca de las 21.30 horas de la noche del viernes 18 de marzo. Sin embargo, la investigación policial determinó que su móvil dio la última localización a las 02.00 horas de esa misma madrugada en la céntrica avenida de Rosalía de Castro, que va a dar a Conxo.
El hallazgo del cuerpo el pasado martes fue fruto de un amplio dispositivo de búsqueda, formado por la Policía Local de Santiago, la Policía Nacional y Protección Civil, que desde hacía una semana peinaban los alrededores de Santiago, especialmente las áreas boscosas y los ríos. 

el entorno
La zona en la que los agentes encontraron el cuerpo de Brais no está demasiado alejada del casco urbano de Santiago, confirmó ayer la Policía Local, a escasos dos kilómetros. No se trata de un lugar con senderos transitables ni espacios de ocio, pero está rodeado por media docena de propiedades, algunas de ellas habitadas y otras dedicadas al cultivo o la ganadería.
Los equipos de rastreo explicaron que en otra jornada habían estado cerca del punto exacto en el que yacía el cadáver, a unos 200 metros, en la zona baja del río, que estos días discurre con fuerza y con su caudal al máximo nivel debido a las incesantes lluvias. Un hecho que no será obviado en la investigación a la hora de determinar el lugar concreto de la muerte. n

hipótesis
Aunque en las últimas jornadas la familia había puestos sus esperanzas en la posible marcha voluntaria de Brais, motivados por algunas informaciones que habían recabado de su entorno más cercano en Santiago, lo cierto es que la Policía Nacional siempre mantuvo abiertas todas las posibilidades.
La campaña en las redes sociales trascendió en pocos días el ámbito gallego y aglutinó a casi 150.000 personas de toda España que difundieron la imagen del  desaparecido por el territorio nacional. De esta implicación ciudadana surgieron varias pistas que pusieron en alerta a las fuerzas del orden, aunque los dos supuestos avistamientos –en Pontevedra y Santiago– fueron descartados por la policía.
La última pista la dio un empleado de Renfe de Santiago que  creyó haberle vendido un billete de tren el día después de su desaparición y que llevó a la policía a visualizar las cámaras de seguridad de la estación, pero que tampoco fue fructífera.
Tras confirmarse la muerte del joven vecino de Ferrol, la investigación se redirigue ahora  hacia otras hipótesis como el homicidio o una muerte accidental, dado el emplazamiento del cuerpo. Todo parece indicar que la autopsia se prolongará unos días, ya que los familiares no han recibido permiso, por el momento, para traer el cuerpo de Brais a Ferrol. 
Sus familiares ya se encuentran en la casa familiar de Doniños pasando estos días de duelo, aunque en permanente contacto con los investigadores.

Los forenses confirman que el cadáver hallado en el río Sar es el de Brais Bogo