Constantino Lobo Montero

Diario de Ferrol-2019-04-28-011-60cdb726
|

Uno de los personajes más conocidos en Ferrol a lo largo del pasado siglo, y, según una generalizada opinión, un gran favorecedor de los intereses de nuestra ciudad y sus gentes, fue el general de Artillería Constantino Lobo Montero. Nacido en Mugardos en junio del año 1900, era hijo del matrimonio formado por Jenaro Lobo, maquinista naval nacido en Valencia, y Francisca Montero, vecina de Mugardos. Su padre murió joven debido a la explosión de una caldera naval, quedando el propio Constantino, su madre y su hermana al cuidado de su abuelo materno.
Constantino Lobo siguió la carrera militar, ingresando en la Academia de Artillería de Segovia y participando en la Campaña de Marruecos una vez que fue promovido al empleo de oficial. Después de pasar por varios destinos, el mes de julio de 1936 se encontraba destinado en Ferrol como comandante de Artillería, participando con este empleo dentro de las tropas nacionales durante la Guerra Civil. Pese a ser un militar franquista y sin renunciar a sus convicciones, una vez finalizada la contienda fue nombrado el abogado de varios republicanos en los Consejos de Guerra que se celebraron en Ferrol, ejerciendo la defensa de los mismos con el mayor interés y diligencia.
Terminada la Guerra Civil, en noviembre del año 1940 el militar ferrolano pasó a la situación de supernumerario y fue nombrado Secretario General Técnico del Ministerio de Industria y Comercio. Durante estas fechas residía en Madrid, compartiendo con varios amigos un piso en la calle Castelló. Posteriormente fue nombrado consejero del Instituto Social de la Marina y del Instituto Nacional de Previsión. El año 1944 se casó con la ferrolana Humbelina Franco González-Llanos, viuda y con dos hijas, con la que Constantino Lobo Montero tendría con posteridad un hijo, también llamado  Constantino, que seguiría la carrera de oficial de la Armada, y una hija, María de las Mercedes.
Constantino Lobo tuvo en la capital de España una estrecha relación con José Antonio Girón de Velasco, el influyente ministro de Trabajo del gobierno franquista entre los años 1940 y 1957, obteniendo del mismo una serie de favores y concesiones para Galicia. El año 1952 el general ferrolano escribió el prólogo de la publicación de Girón de Velasco, titulada “Galicia y sus hombres”. El año 1953 Lobo Montero creó la sociedad mutua y asistencial Asepeyo, que pasó a ser considerada Fundación de beneficencia particular el año 1975. 
El Centro Gallego de Madrid, que había sido creado el año 1892 en una céntrica calle de la capital de España, tuvo como presidente a Constantino Lobo Montero durante más de dos décadas a partir del año 1952. Dentro de las limitaciones propias de la época, junto a la bandera de España ondeó en su fachada siempre la enseña de Galicia y en el Centro impartieron con normalidad sus conferencias y ofrecieron sus recitales conocidos personajes de la cultura gallega.
Muy bien relacionado con los círculos políticos y económicos de la capital, durante el tiempo que ejerció la presidencia del Centro Gallego, Lobo Montero mantuvo una notable labor de defensa de los intereses gallegos y de ayuda a sus paisanos de Galicia, siendo considerado como el cónsul de los gallegos en la capital de España. En lo que se refiere a su Galicia natal, Constantino Lobo fue también nombrado miembro numerario de la Real Academia Gallega.
Ascendido a teniente coronel el año 1953, fue destinado a Madrid a la Casa Militar del General Franco, pasando el año siguiente a hacerse cargo del mando del Regimiento y Parque de Artillería de Ferrol. Cuando ascendió a general de brigada el año 1958, Constantino Lobo fue nombrado Gobernador Militar de Ferrol y al ascender a general de división en enero de 1962 fue destinado a Madrid para ocupar el cargo de Jefe de Artillería Antiaérea del Ejército de Tierra.
En lo que a la ciudad de Ferrol se refiere, Constantino Lobo Montero fue nombrado miembro del Cabildo de Gobierno del Hospital de Caridad entre los años 1931 y 1939, cuando era el general Julio Pardo de Atín el Hermano Mayor de la Congregación, siendo posteriormente nombrado Lobo Montero Hermano de Honor. Fue muy importante su apoyo para la construcción el año 1948 del Ambulatorio de la Seguridad Social, levantado en la plaza de España, poniéndose su nombre a la calle posterior de dicho edificio, cambiada más tarde su denominación debido al posterior baile de nombres sufrido por las calles de Ferrol. Fue nombrado alcalde honorario de Ferrol y de Mugardos, así como Hijo predilecto de la provincia coruñesa el año 1953, mientras que se ponía su nombre a una calle del vecino Concello de Narón.
Al final de su carrera militar, Constantino Lobo Montero fue ascendido a teniente general honorario del Ejército. Fallecido el 1 de diciembre de 1993, fue enterrado en el cementerio ferrolano de Catabois, con la asistencia de una multitud de amigos y conocidos de todas las ideologías. A lo largo de su vida y de su carrera militar, dado su carácter abierto y receptivo, fue objeto de abundantes homenajes por parte de sus numerosas amistades y recibió múltiples condecoraciones y distinciones civiles y militares. Entre los pocos autores que han tratado de su vida se encuentra el escritor ferrolano Siro López, de quien se han tomado varios datos de esta biografía.
jjburgoa@hotmail.com

Constantino Lobo Montero