economía

La economía y el retraso de la emancipación por el Covid amenazan la demografía gallega

Un informe pone de relieve que la pandemia puede provocar un descenso de la natalidad

Los "shocks económicos" y el retraso de la emancipación: más amenazas para la demografía gallega

El observatorio gallego propone revisar la normativa para garantizar la "participación activa" de la administración local en el reto demográfico

El euríbor repunta en febrero tras seis mínimos históricos consecutivos

El euríbor a doce meses, la referencia de la mayoría de las hipotecas que se firman en España, frena su descenso y repunta ligeramente en febrero después de anotarse seis mínimos históricos consecutivos, y justo cuando cumple cinco años en negativo.En lo que va de mes, y aunque aún quedan varias sesiones para conocer el dato definitivo, la tasa media del indicador se sitúa en el -0,504 %, según datos de Bloomberg.De confirmarse al cierre de febrero, ese nivel sería superior (o menos negativo) que el -0,505 % que marcó en enero, cuando el indicador se anotó su sexto mínimo histórico y, además, quedó por primera vez por debajo de la barrera del -0,5 %.Asimismo, esta posible subida se producirá cuando se cumplen cinco años de la entrada del euríbor en terreno negativo.En febrero de 2016, el euríbor se situó por primera vez en una tasa media negativa, del -0,008 %, y desde aquel momento ha mantenido la tendencia gracias a los diferentes programas de estímulo aprobados por el Banco Central Europeo (BCE).En los últimos meses, la caída del indicador ha sido más acusada ante las nuevas medidas que ha tomado el BCE para hacer frente a la crisis sin precedentes que ha causado el Covid-19.Pese a esta caída libre en la que se había instalado el índice, los expertos ya advertían de que era poco probable que descendiera aún más.En su opinión, el euríbor se mantendrá en el entorno de ese -0,5 % en los próximos meses, y posiblemente, durante todo el año.Los analistas explican que el indicador, que representa el interés medio al que los bancos se prestan entre ellos, es difícil que se sitúe muy por debajo de la tasa de depósito del BCE, actualmente en el -0,5 %, que es lo que les cobra esta institución por guardar su dinero.Aunque eso podría cambiar si la situación económica de la eurozona empeora por la pandemia del coronavirus y el BCE se ve obligado a implementar nuevas medidas de estímulo, lo que podría provocar que el euríbor descendiera aún más.En declaraciones a Efe, el analista de XTB Joaquín Robles ha recordado que el BCE ya ha manifestado su disposición a seguir apoyando su "política de tipos 0 hasta por lo menos 2023", lo que, en su opinión, garantiza que, como mínimo hasta ese año, el euríbor estará en negativo."Cómo de negativo dependerá de la evolución del crédito y, sobre todo, de las expectativas de crecimiento", ha añadido el analista, que, no obstante, para todo este ejercicio, prevé que el indicador siga cotizando entre el -0,40 % y el -0,50 %.En este sentido, esta semana se han conocido las actas de la última reunión del BCE, celebrada en enero y en ellas se advierte de que las nuevas cepas del coronavirus, más infecciosas, suponen un riesgo para la recuperación de la economía de la zona del euro.Por ello, considera que las proyecciones macroeconómicas, de crecimiento e inflación, que el personal del BCE hizo en diciembre "podrían ser demasiado optimistas" y que hay riesgos para el crecimiento en el segundo trimestre por los nuevos confinamientos.Según Robles, las políticas presupuestarias de apoyo económico para 2021 son considerables, pero podrían prolongarse dependiendo de cómo evolucione la pandemia y cuánto duren las restricciones. 

Trabajo envía 45.000 cartas para revisar la situación de empleadas del hogar

La Inspección de Trabajo ha remitido 45.000 cartas a personas que tienen empleados del hogar para que, en caso necesario, regularicen sus salarios y cotizaciones, algo que ha sido bien acogido por representantes de estos colectivos que, no obstante, lo consideran insuficiente y que llega con retraso.El Ministerio de Trabajo quiere abordar la situación salarial y de cotizaciones de un colectivo formado por 381.082 empleados, casi todos mujeres, para lo que se está dirigiendo a sus empleadores informándoles del salario mínimo vigente y de las cotizaciones que, por lo tanto, tienen que abonar en función de su jornada.Tal y como recuerda la Seguridad Social, el salario de una jornada completa es de 950 euros al mes en 14 pagas (1.108,33 euros al mes si se prorratean las pagas extras), lo que significa que, en las jornadas por horas, se debe abonar 7,43 euros la hora.Esta campaña supone, además, un paso para atajar la situación de economía sumergida que se da en esta actividad, ya que, según la encuesta de población activa (EPA), hay 563.100 personas trabajando en el empleo doméstico, por lo que una de cada tres no estaría dada de alta en la Seguridad Social.Fuentes del Ministerio de Trabajo explican a Efe que se trata de la primera remesa de cartas, que luego se ampliará, con el objetivo de mejorar las condiciones laborales del sector, para lo que se va a facilitar también la presentación de comunicaciones anónimas, a través del buzón de la Inspección.INSUFICIENTE Y CON RETRASOLos sindicatos y asociaciones del sector valoran la iniciativa aunque la ven insuficiente y subrayan que llega con retraso.Así, la responsable de Migraciones de UGT, Ana María Corral, cree que las misivas deberían enviarse también a las empresas de trabajo temporal o plataformas digitales que intermedian en la contratación de empleadas del hogar.Para el secretario de Protección Social de CCOO, Carlos Bravo, esta campaña llega, además, con un año de retraso, puesto que el salario mínimo se elevó a 950 euros en 2020, de forma que muchos empleadores pueden llevar al menos un año sin actualizar los sueldos de sus trabajadores.En algunos casos la campaña podría hacer necesaria la visita al lugar de trabajo de la Inspección, lo que podría conllevar problemas por el derecho a la inviolabilidad del domicilio, según explica a Efe la presidenta del sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social, Ana Ercoreca.No obstante, la Inspección encuentra la manera de hacer su trabajo, recuerda la responsable de UGT, ya que convoca a empleador y empleada fuera del hogar o, incluso, interroga a testigos como vecinos.Esta campaña es positiva para la Asociación para la defensa de los y las trabajadoras del hogar y los cuidados (Sedoac) que está a favor de utilizar los mecanismos legales que faciliten el pago y cotización correcta, de forma que se garanticen "cuidados de calidad con un salario que, por lo menos, sea el mínimo legal".En su cuenta de twitter Sedoac asegura, no obstante, que seguirá luchando para tener los mismos derechos que el resto de trabajadores: estar amparados por una ley de prevención riesgo laboral, prestación por desempleo y cotizar por su salario real.Y es que las empleadas del hogar cotizan en un sistema especial, dentro del régimen general, y no tienen los mismos derechos ni obligaciones que el resto de trabajadores, como una prestación por desempleo, y cuya equiparación debería haberse producido ya pero se ha retrasado a 2023.De hecho, la prestación por desempleo para este colectivo es el principal escollo para que España pueda suscribir el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre empleo doméstico, que ya han ratificado 25 países como Alemania, Italia o Portugal.Para la responsable de UGT, es imprescindible que los ministerios de Trabajo y de Seguridad Social abran una mesa de diálogo social para negociar esta equiparación.

La economía gallega puede crecer un 8,8 % en 2021

En caso de un impacto homogéneo para Galicia, acorde con lo cuantificado por el Banco de España para la economía del Estado, el crecimiento de Galicia podría alcanzar como mínimo un 5,4 % y a los sumo un 10,1 %, según el informe.

Radiografía del alquiler social: 1,6% en España frente al 9,3% de la UE

Su máxima intensidad la alcanzó a mediados de los años 80, y desde entonces su presencia disminuyó hasta llegar a la situación de "mínimos históricos" en la que se encuentra actualmente, según el informe.Tras un incremento al comienzo de los año 80, España alcanzó las 114.067 viviendas protegidas en 1985, que se redujeron al 50% en 1991.En torno a 1985 la producción de vivienda protegida llegó incluso a superar la de vivienda libre, situándose por encima del 50% del total, pero a partir de 1988 el porcentaje fue cayendo hasta el 7,2% del año 2002, coincidiendo con una etapa de fuerte incremento de la producción en el inicio del "boom inmobiliario". En los últimos años el porcentaje se redujo de nuevo, aunque esta vez en un contexto muy diferente, de mínimos históricos también en la producción de vivienda libre.Cataluña y Barcelona, los mayores parquesCon un mayor peso de la vivienda protegida en régimen de propiedad, la de alquiler ha sido históricamente escasa en comunidades como Aragón (8%), Cantabria (9%), Castilla y León (8,5%), Castilla-La Mancha (2%), Extremadura (6%), Murcia (8,5%) y La Rioja (7%).Los mayores parques en arrendamiento se acumulan en Cataluña (33,4%), Andalucía (22,8%), la Comunidad de Madrid (22%) y el País Vasco (18%).En términos absolutos, Andalucía encabeza el ránking, con 49.794 viviendas de titularidad pública en régimen de alquiler, seguida del País Vasco, con 23.874 viviendas, y, en tercer lugar, la Comunidad de Madrid, con 20.077 viviendas.Según el Mitma, en los tres últimos años contabilizados (2017, 2018 y 2019) la promoción de vivienda de alquiler social ha sido prácticamente inexistente en la mayoría de comunidades autónomas, salvo una pequeña cantidad en Cantabria, Navarra, Cataluña y el País Vasco.

La pandemia dispara a cifras récord las herencias de vivienda en España

Cabe recordar que la compraventa de viviendas ya cedió un 18,6% en marzo coincidiendo con el inicio de la pandemia, unos descensos que se acentuaron en los meses del confinamiento con caídas superiores al 39% en abril, al 53% en mayo, al 34% en junio o al 32% en julio.Por ello, si se analizan las herencias de vivienda desde el inicio de la pandemia, se observa una caída de 17% aunque desde el verano, fruto de la reactivación de las operaciones tras los meses de confinamiento, ya se observa un aumento superior al 12%.Valores récordPero además, donde más se ha notado el incremento de las herencias de vivienda ha sido en las principales ciudades como Madrid y Barcelona, donde se han batido todos los registros.Precisamente, ambas ciudades están entre las que más han sufrido los efectos de la covid-19 y, por consiguiente, más fallecidos registran desde inicio de la pandemia sanitaria por el SARS-CoV-2.De hecho, en Madrid las herencias encadenan un trimestre en positivo, mientras que en la Ciudad Condal registran cuatro meses consecutivos al alza.En noviembre, el último mes disponible, las herencias de vivienda en Madrid alcanzaron las 2.266, el 28% más que en el mismo mes del año anterior y la cifra más alta de toda la serie histórica.La segunda cifra más elevada se registró un mes antes, en octubre, con 2.269, el 17% más en tasa interanual.