El presidente kazajo pide “disparar a matar” contra los manifestantes

Militares y policias antidisturbios vigilan una calle en Kazajistán| EFE
|

El presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokayev, afirmó ayer, durante un discurso a la nación, que ha dado la orden expresa de “disparar a matar”, sin previo aviso, contra los manifestantes que vienen ocasionando graves disturbios en los últimos días, a los que calificó de “bandidos”, si ofrecen resistencia a las autoridades.


“Di la orden a los órganos de la policía y el Ejército de disparar a matar sin previo aviso”, dijo el presidente, al alertar de que no dialogará “con bandidos armados y preparados, tanto locales como extranjeros”.


El mandatario señaló que “los terroristas continúan dañando la propiedad estatal y privada” y “utilizan sus armas en contra de los ciudadanos”. “Desde el extranjero se escuchan llamados a las partes para llevar a cabo conversaciones con el fin de una solución pacífica. ¡Qué tontería! ¿Cómo se puede dialogar con criminales y asesinos?”, argumentó. Alertó además de que “la operación antiterrorista continúa”.


“Los combatientes no han depuesto las armas, continúan cometiendo crímenes o se preparan para cometer nuevos. Hay que llevar la lucha en contra de ellos hasta el final. Los que no se rindan serán eliminados”, advirtió.


El presidente aprovechó la ocasión para arremeter contra los servicios de seguridad kazajos, que no supieron prever la posibilidad de esta crisis.


“Es de una importancia crítica comprender por qué el Estado se quedó dormido y no advirtió la preparación clandestina de ataques terroristas ni las células de los combatientes”, aseveró.


“Descubrimos que no tenemos suficientes tropas especiales, medios y equipamiento policial especial. Solucionaremos urgentemente este problema”, subrayó.


Según Tokayev, las acciones de los manifestantes “mostraron la existencia de un plan preciso contra las instalaciones militares, administrativas y sociales”, además de “una coordinación precisa de sus acciones, una alta preparación militar y una crueldad animal”.


“Además de los combatientes actuaron especialistas preparados para llevar a cabo sabotajes ideológicos”, añadió. Tokayev aprovechó la ocasión para celebrar la rápida respuesta de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), alianza militar que agrupa a seis antiguas repúblicas soviéticas, y que respondió afirmativamente a la petición de Nur-Sultan de ayuda. 

El presidente kazajo pide “disparar a matar” contra los manifestantes