Los concellos costeros exigen cambios en la contratación de socorristas

El presidente de la Diputación, en el centro, junto a representantes de concellos afectados por la escasez de personal de salvamento | emilio cortizas

Los alcaldes y representantes de varios concellos costeros de la comarca acompañaron ayer al presidente de la Diputación, Valentín González, a la playa de Doniños para dejar constancia de la “condena” que sufren las playas gallegas por la falta de socorristas. Culpan a la Xunta por los requisitos impuestos en los últimos años que han hecho menguar la participación, pese a contar, explican, en todos los concellos  con muchas personas cualificadas pero que no forman parte del Rexistro autonómico al que se les obliga actualmente.
 

González Formoso aseguró que las playas “van ter que presentar un servicio deficiente polos requisitos da Xunta”, insistiendo en que “as praias sempre foron seguras pero van deixar de selo por carencia de socorristas”.
 

En este sentido, puso como ejemplo arenales como el de Valdoviño, que de contar y necesitar 33 profesionales, solo dispondrá de unos 19 esta temporada, por lo que serán las playas más visitadas como A Frouxeira o Pantín las que dispongan de personal, por el momento.
 

Por esta razón, los Concellos exigen a la Xunta “que rectifique ese erro que pode conlevar a perda de vidas”, alertó el responsable de la Diputación.
 

La situación no es común a otras Comunidades Autónomas y así apuntó que, mientras en Cataluña, Andalucía, Asturias o Valencia piden una formación de 80 horas, se llega aquí hasta las 420, lo que, aseguran, “expulsa a centos de mozos e mozas vocacionais e obriga a contratar a través de empresas privadas”.
 

Aunque desde el organismo provincial se acepta la “profesionalización crecente” del servicio, se apunta que no se debe renunciar a un servicio público en este ámbito y condenarlo a la privatización a través de empresas “nas que sabemos que o beneficio debe imperar”.
 

Valentín González aseguró que las demás autonomías costeras del Estado “con zonas turísticas e servizos en praias máis grandes que Valdoviño” no tienen ningún problema con una formación de 80 horas “como toda a vida”, cuando están formados por entidades con tanta tradición en salvamento como Cruz Roja o Protección Civil.
 

Los arenales de la comarca, incluida su cabecera, Ferrol o no disponen de socorrismo o han visto mermado el número de ellos, salvo en aquellas en las que está privatizado el servicio. Por eso, González Formoso hizo hincapié en que el socorrismo “é unha vocación persoal e unha práctica vocacional dende hai décadas, incluso na preautonomía, prestada por esas entidades” al tiempo que aseguró que “a formación non se obtén só nun curso, senón realmente un faise experto vivindo o mar e prestando o servizo”.
 

Desde el Concello de Valdoviño, su alcalde, Alberto González, apuntó que se han barajado diversas posibilidades como la de que personal formado en otras actividades acuáticas como monitor de surf o de otro tipo pudiesen compatibilizar su formación para poder actuar también como socorristas, algo que tampoco se permite. El regidor apunta que se trata de “un desconocimiento total de la situación de Galicia”. Además, para paliar la escasez de profesionales, se mantienen abiertas las convocatoria durante todo el verano y, al menos en lo que se requiere a labores de apoyo, se está intentando la contratación de técnicos sanitarios como auxiliares, aunque no sería para labores de salvamento.

 

Las cuatro banderas azules concedidas a las playas ferrolanas ondean ya en sus casetas, como símbolo de calidad

La playa de A Fragata fue la elegida este año para el acto oficial de izado de Bandera Azul, en nombre de los cuatro arenales que desde ayer cuentan físicamente con este distintivo. El alcalde, Ángel Mato, presidió el acto acompañado de miembros de la corporación municipal y representantes vecinales de las entidades de la zona rural, como viene ya siendo tradicional en cada temporada. Los distintivos de calidad ondean también en las playas de San Xurxo, Esmelle y Doniños. El servicio de socorrismo ya está en funcionamiento desde mediados del mes de junio aunque no en el número en el que se desearía, para lo cual se ha abierto una nueva convocatoria para poder disponer de ocho profesionales más, para lo que se ha recurrido al Sepe, aunque en otros concellos con este sistema ya ha quedado también de manifiesto la escasez de demandantes de empleo con los requisitos a los que se obliga. Aun así, en Ferrol se dispondrá del servicio hasta mediados de septiembre tanto en las playas de Bandera azul como en las de Penencia, Santa Comba, Ponzos, Caranza y A Graña. De hecho, las playas ferrolanas son las únicas de la comarca que mantiene el servicio durante tres meses.
 

Pese a que ha habido críticas del inicio de temporada sin parte del material, el Concello ha realizado obras y mejoras antes de verano y pedido la ropa de baño o complementos una vez contratado el personal.

Los concellos costeros exigen cambios en la contratación de socorristas

Te puede interesar