El 75% de los productos de la cesta del IPC se encareció el año pasado

Una mujer entra a un supermercado en Madrid | chema moya (efe)

Tres de cada cuatro productos y servicios incluidos en la cesta de la compra diseñada para calcular el IPC aumentaron de precio en 2021 respecto al ejercicio anterior, con la electricidad y los combustibles como líderes de las subidas y el sector turístico y la telefonía móvil a la cabeza de las bajadas.


Así se desprende del análisis de los datos pormenorizados publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre la inflación media del año, que se situó finalmente en el 3,1%, su valor más alto en la última década. El citado indicador no superaba esa cifra desde 2011 (3,2%), cuando España todavía se encontraba inmersa en la crisis financiera.


Histórico

La tasa media del IPC general se moderó a partir de entonces: en 2012 los precios crecieron un 2,4%, durante el 2013 repuntaron un 1,4% y posteriormente encadenaron tres años consecutivos en negativo (bajaron entre un 0,2 y un 0,5%).


En 2017 volvieron al terreno positivo con una subida del 2%, aumentaron un 1,7% en 2018 y otro 0,7% en 2019, para en 2020 anotarse una caída del 0,3% en un ejercicio marcado por el impacto de la pandemia del covid-19.


De las 221 subclases en que se estructura el IPC –que a su vez engloban un total de 479 artículos–, en 165 se registraron incrementos de precio en comparación con 2020, es decir, un 75% del total.


La electricidad tiró hacia arriba los precios con un alza media del 35,6%, un factor clave con un gran efecto multiplicador debido a que provocó un incremento generalizado del recibo de la luz no sólo en los hogares, sino también en las empresas.


Esto incrementó a su vez los costes de producción de las compañías, y algunas ya los trasladaron a sus precios de venta al público, aunque la mayoría de analistas consideran que todavía hay sectores que están resistiendo sin elevarlos aun a costa de reducir su margen de beneficio.


También contribuyó a esa espiral alcista el encarecimiento de la gasolina y el gasóleo (16,7 y 15,4% de media, respectivamente), con impacto por ejemplo en el transporte por carretera.


Los aceites comestibles sin incluir el de oliva (26,9%), los combustibles líquidos (26,5%), los hidrocarburos licuados como el butano o el propano (14,9%), el aceite de oliva (13,6%) y los refrescos (10,1%) completan la lista de productos y servicios con aumentos de precio a doble dígito. 

El 75% de los productos de la cesta del IPC se encareció el año pasado

Te puede interesar