El silencio del descenso tomó la pista de San Sadurniño

Los locales jugarán su último duelo en la categoría este fin de semana en casa ante la formación valenciana | jorge meis

Primera, con silencio, y después con lágrimas y aplausos en un pabellón abarrotado, terminó el Intasa la que fue su segunda andadura entre los mejores equipos nacionales del voleibol. “No estáis solos, juntos sí que se puede”, rezaba la gran pancarta colocada en uno de los fondos del Municipal. Y si bien Agustín Rodríguez y los suyos no estuvieron para nada solos, desgraciadamente no pudieron. El Boiro hizo sus deberes ante un Intasa que se desinfló en una tercera manga, clave para el choque, y en la que ni le salían las cosas ni pudo ­reaccionar. Antes de este momento de inflexión para la despedida de los de San Sadurniño en la categoría, los visitantes, que no vinieron en absoluto de paseo a San Sadurniño, consiguieron una pequeña renta que supieron manejar para hacerse con el set, a pesar de que el Intasa peleó cada punto, protestaba decisiones que le pareían inadecuadas y superaba la tensión en su recta final en la que se transmitía cierto cansancio.

Los locales tuvieron su resurgir para seguir sacando la cabeza fuera del agua en la segunda manga, en la que los de Rodríguez mostraron la línea a seguir para hacerse con este duelo y mantener viva la esperanza en el choque ante Valencia. Con un gran juego coral, en el que las recepciones de Pakito , la colocación de Keegan y los puntos de Leozão, Boris, Coto, Fran y Verdi, dejaron plantados a un Boiro desarmado especialmente por el bloqueo anfitrión. Un buen momento que, junto con los errores visitantes dieron al Intasa el set del empate por 25-21 (1-1).

Los de San Sadurniño mantuvieron esta buena dinámica también en el inicio de la tercera manga, equilibrando su número de aciertos y de errores, si bien con Romero “aplastando” el balón en sus poderosos remates y dando alas al Boiro. El Intasa sumó un pequeño colchón, suficiente para continuar hacia el triunfo, si bien un error en la recepción de un saque colocó el 9-9 y ahí comenzó el desconcierto y la caída local. El Boiro estaba de nuevo en la casilla de salida y eran los locales los que tenían que remar ante un rival que apretaba y aflojaba, pero que no dejaba escapar a los de Rodríguez. No le salieron las cosas al Intasa en este set, el decisivo, incluyendo un pequeño apagón en su propio pabellón. Esta oscuridad se fue apoderando del conjunto local que intentó inutilmente volver a donde estaba al inicio de la manga, ya que entre gritos de “sí se puede” el Boiro hizo el 22-25 para el 1-2. La cuarta manga, ya casi en silencio, fue, ahora sí, de trámite, con un Intasa ya con la cabeza en Superliga 2 pero el corazón todavía en Primera. 




INTASA SAN SADURNIÑO  1- 3 ROTOGAL BOIRO

Intasa san sadurniño: Luciano Coto, Keegan, Verdi, Fran Fernández, Boris Rodríguez, Leozão –equipo inicial–, Roi Losada , Marcus Vinicius y Pakito (líbero).
Rotogal boiro: José García, Benavidez, Gaspar Bita, Romero, Gabriel del Carmen, Levandoski –equipo inicial–, Ismael Martínez, Alan Davila y Alves (líbero)..
PARCIALES: 16-25, 25-21, 22-25 y 18-25..
ÁRBITROS: Pedro Pidal Otero y Diego Rodríguez del Pozo.


El silencio del descenso tomó la pista de San Sadurniño

Te puede interesar