lunes 22.07.2019

¿Cómo trabajan los detectives privados?

Estos profesionales, que deben estar acreditados por el Ministerio del Interior a través de la Dirección General de la Policía, aportan información relevante para que sus clientes puedan tomar decisiones.

detective privado
detective privado

La imagen y la figura del detective privado está muy marcada en España por el imaginario colectivo que Hollywood ha creado. El cine, gracias a su gran poder de comunicación, ha logrado crear la imagen de un investigador privado aventurero, normalmente fumador y con una vida bastante desordenada. A ello también ha ayudado mucho la literatura. Sin embargo, el detective privado profesional es muy diferente a esta imagen cinematográfica o de ficción. Por ello vamos a explicar algunos de los aspectos clave de estos detectives privados madrid para hacernos una idea de cuál es su forma de trabajar.

En primer lugar, hay que decir que el detective privado en España tiene que estar acreditado por el Ministerio del Interior en base a la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada. En base a esta legislación, el detective tiene que tener un certificado y estar homologado para poder ofrecer sus servicios, por lo que en caso de no estar en posesión de esta acreditación no puede llevar a cabo ningún tipo de investigación.

En base a lo expuesto, es conveniente acudir a profesionales que tengan la pertinente titulación o a acreditadas empresas de investigación como CTX Detectives Privados, que opera tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

Una vez se tiene claro que el detective privado no puede ser una persona cualquiera, ya podemos enumerar algunas de las características que definen y describen el método de trabajo de los detectives privados en España.

En primer lugar, hay que señalar que los principales clientes de los detectives privados suelen ser empresas o particulares que, ni mucho menos, tienen el objetivo de recabar pruebas para meter a alguien en la cárcel o demostrar un asesinato.

Temas familiares: pruebas de infidelidad

En los casos familiares, la infidelidad es el tema mayoritario que los detectives privados tratan en su día a día. Para ello, y después de hablar y conocer el caso con cada cliente en particular, los detectives privados deben establecer unas pautas y unos horarios para hacer seguimientos de investigación con el fin de recopilar las pruebas necesarias (fotográficas, videográficas, etc…) a fin de ayudar a su cliente a tomar las decisiones más acertadas.

Lo normal, según señalan desde la agencia de investigación y de detectives privados CTX, es que el cliente quiera tener pruebas para tomar una decisión concreta. Para poder encontrar las pruebas, los detectives privados realizan vigilancias, establecen horarios y efectúan seguimientos con el objetivo de demostrar estas infidelidades.

No obstante, también hay casos en los que estas sospechas de infidelidad pueden no estar fundadas. De hecho, a veces sucede que las causas que motivan estas investigaciones pueden deberse más a la propia inseguridad del cliente que a un hecho real. Hay situaciones, por ejemplo, de clientes que contratan los servicios de un detective privado para demostrar una infidelidad  (en algún caso durante más de seis años) sin que haya sido posible llegar a demostrarlo porque no existía tal conducta desleal de su pareja. También estos casos donde la actividad del detective sirve para desechar una infidelidad, son ejemplos muy claros de la importancia de estas investigaciones como medio para confirmar o desmentir una infidelidad y por tanto tomar una decisión adecuada en un asunto de tanta trascendencia personal.

Encontrar las pruebas y documentarlas son claves en el trabajo del detective privado. Y muchas veces no es fácil. Nada fácil. Las bajas fingidas en una empresa pueden ser muy complicadas de demostrar. Hay ocasiones en las que el seguimiento al empleado tiene que ser tan constante y seguido que es necesario dedicar varios detectives privados a una única persona.

En la actualidad, las empresas son las que más contratan los servicios de los detectives privados. Los casos más habituales, además de las bajas fingidas, son los relacionados con temas de competencia desleal, investigación prelaboral, detección de patrimonio real e investigaciones relacionadas con la propiedad industrial e intelectual.

“En estas situaciones nuestros clientes ven, o tienen la idea, de que pueden sufrir un daño muy importante por una mala praxis o una competencia desleal”, explican desde la compañía, al tiempo que enfatizan que “nuestro trabajo está enfocado a conseguir pruebas e información que le permitan tomar las mejores decisiones”.

La forma de trabajar y contactar con empresas de detectives privados es muy sencilla, de hecho es similar a la que se emplea en cualquier otro sector económico o en otras relaciones contractuales entre dos empresas. Así, el cliente se pone en contacto con la agencia de investigación y explica el caso.  Con posterioridad, los profesionales de la agencia de detectives privados esbozan una plan y asesoran al cliente sobre cuál es la mejor solución para realizar la investigación.

Durante el desarrollo de las indagaciones, la agencia de investigación y los  detectives privados mantiene informado en todo momento a su cliente. Una vez se considera que el trabajo ha concluido, los detectives elaboran un dossier en el que exponen exhaustivamente sus conclusiones, aportando diferente material como archivos sonoros, de textos o audiovisuales que sean útiles para el cliente.

El punto clave del trabajo de los detectives privados reside en la rigurosidad de sus investigaciones, ya que deben estar pormenorizadamente documentadas y deben tener validez en sede judicial, lo que puede constituir una ayuda decisiva en las situaciones en las que el cliente haya judicializado un caso concreto.

Comentarios