lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Arranca la temporada de verbenas

París de Noia será no de los platos fuertes del cartel de San José Obrero, en las fiestas del Alto del Castaño, en Narón | archivo

Que sí, que vuelven las fiestas patronales, las verbenas, las atracciones de feria, la celebración, las orquestas, su música y los bailes en la pista. Tras dos años deseando volver a la normalidad parece que en lo que a las celebraciones patronales se refiere el sector se va recuperando, de forma lenta, ya que muchos se han caído en el camino.


Para disfrutar de unas de las primeras fiestas patronales post covid de la zona no habrá que esperar mucho. Será el próximo 29 de abril en el Alto do Castiñeiro, en Narón, donde una valiente comisión de fiestas integrada por vecinos ha decidido poner al mal tiempo buena cara, o buena fiesta, y organizar los festejos de San Xosé Obreiro por todo lo alto. Así, el viernes 29 abril animarán la velada nocturna las orquestas America de Vigo y Assia. Los fastos proseguirán el día 30 de abril y uno de mayo. El sábado 30 comenzará la jornada con el tradicional pasacalles (09.00 horas) con un grupo de gaitas. A las 14.30 horas arrancará la sesión vermú con el grupo Jaque. Ya por la noche los que tengan ganas de fiesta podrán disfrutar de una verbena de altura con las orquestas París de Noia y New York. El domingo uno de mayo prosiguen los actos con el pasacalles matinal y la celebración de la misa de patrón que incluirá procesión y posterior sesión de bombas de palenque. El Grupo Pasión se encargará de amenizar la sesión vermú. Asimismo, en lugar de verbena la jornada incluirá fiesta de tarde con la orquesta Los Satélites, que dará comienzo a las cuatro de la tarde.


Juan Alberto es uno de los miembros de la comisión de fiestas del Alto, integrada por ocho personas. Asegura que “vamos a ser los precursores de este regreso a las verbenas, sabemos que muchas comisiones van a animarse a hacer sus fiestas tras ver cómo ha ido la nuestra, somos el motor de la comarca”. Este grupo de naroneses de entre 50 y 70 años ya organizó los festejos de San José Obrero de 2015, 2016, 2017 y 2018. “Las de 2019 estaban organizadas pero el covid nos obligó a cancelarlas, al igual que las de 2019, 2020 y 2021”, explican. El cartel de este año, “potente”, es el mismo de 2019 y han decidido retomarlo. Eso sí, incluyen una novedad que también creen que será objeto de imitación en otras celebraciones. “En la jornada del domingo, hemos sustituido la tradicional sesión vermú larga, que tanto gusta en la zona, por una verbena de tarde con una gran orquesta. Estamos seguros de que algunos vendrán a la vermú, se quedarán a comer el pulpo y el churrasco del mediodía y enlazarán con la verbena, de cuatro a ocho. Es que una fiesta nocturna un domingo no tiene sentido, a las doce de la noche no hay nadie, así se aprovechará el día y la orquesta”, explican.


Asegura Juan Alberto que aunque en la zona urbana siempre resulta complicado que la gente colabore cuando se va a pedir dinero, “este año estamos notando esas ganas de fiesta del vecindario, que parece que se anima, aunque hace falta que se impliquen algo más para hacer las fiestas que merece este barrio”, manifiesta Juan Alberto, quien vaticina que las del Alto, se van a convertir en unas celebraciones que servirán de espejo para muchas otras. “Si la situación sigue así las restricciones actuales no van a ser un problema para hacer fiestas, hay que separar por sectores, alejar los toldos de la gente y poco más, si al fútbol se puede ir y se puede comer cómo no se van a poder celebrar fiestas”, explica este promotor de los festejos del Alto. Así pues augura que habrá muchos más valientes –en Perlío ya cerraron las fiestas de junio y en Magalofes las del 23 de abril– que se pondrán a trabajar desde las comisiones para hilar un programa y retomar la actividad, tras constatar cómo les ha ido a ellos.


Que las comisiones se animen a organizar fiestas contribuye al bienestar de numerosos agentes. Al margen de músicos y cantantes, en el negocio de las verbenas entran en juego, entre otras, empresas de pirotecnia, toldos o atracciones de feria, que han vivido expectantes desde 2019. Ahora cruzan los dedos.


Muchos se han bajado del carro, vivir de esto se convirtió en algo realmente imposible


Alfonso Fraga, de Panama Band, analiza para Diario de Ferrol la situación del sector tras dos años durísimos sin actividad y debiendo reinventarse.


¿Cómo habéis llevado estos dos años de pandemia, sin verbenas?

Pues con muchas dificultades y complicaciones derivadas de la imposibilidad de trabajar y tener que seguir haciendo frente a las responsabilidades inherentes a una empresa (alquileres, cuota de autónomos, seguros, etc.) y todo ello sin acceso a grandes ayudas de las administraciones salvo acogerse a endeudamientos derivados de créditos tipo ICO y similares.


¿Cómo se presenta este verano?

De momento hay poco movimiento por parte de las comisiones de fiestas, aunque sí que se están cerrando contrataciones para la temporada 2022. Todo va lentamente y con mucho recelo, es lógico.


¿Os habéis sentido abandonados por la administración en estos tiempos?

Por supuesto. Hemos sido uno de los sectores más dañados por la pandemia y los más abandonados por parte de la administración que no ha hecho lo mismo que con otros sectores, por ejemplo, la hostelería. Se nos ha ninguneado y olvidado cuando éramos principales perjudicados por las restricciones. No ha habido un plan para el sector del espectáculo medianamente serio y que fuese de ayuda para nosotros. Solo unos pocos se han beneficiado de cierto tipo de ayudas.


Los pequeños bolos o fiestas privadas ¿han servido para sobrellevar esta situación?

No, no ha existido casi nada de eso. La actividad ha sido nula durante casi 2 años.


¿Cómo veis el futuro?

Con dificultades para volver a arrancar: falta personal técnico, músicos, chóferes, personal de montaje, etc. Muchos se han bajado de carro, han tenido que tratar de integrarse en otros trabajos y ahora sienten mucho recelo y miedo para volver a lo que hacían antes, dado el abandono que hemos sufrido. Además de eso, dependemos de las ganas o el interés de la gente en volver a hacer verbenas, escaso por ahora aunque con cierto despertar. Por nuestra parte, estamos en plena época de ensayos y preparación de esta temporada 2022 esperando que se pueda desarrollar, al menos, al 50%-60% dada la situación de mejoría de la pandemia.


¿Cuántos miembros integran la formación?

Somos 12 sobre el escenario, 3 para montaje y 2 técnicos (sonido e iluminación). En total 17, cuatro de la zona, y alguno ha optado por otros trabajos.

Arranca la temporada de verbenas

Te puede interesar