lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Navantia muestra los avances del contrato eólico de Saint-Brieuc en el marco de la Galician Offshore Hub

Nueve de las estructuras ya finalizadas y listas para comenzar el proceso de pruebas previas a su envío | jorge meis

El contrato de fabricación de las cimentaciones para el parque eólico marino de Iberdrola en la costa de Saint-Brieuc, en la Bretaña francesa, avanza según las previsiones en las instalaciones de Navantia Fene. Así lo aseguró ayer la responsable del proyecto, Carla Chawla, en una visita de los medios a las instalaciones con motivo de la quinta edición del Galician Offshore International HUB, impulsado por Asime y que tendrá lugar hasta esta misma tarde en la ciudad naval.

Según apuntó la responsable, a día de hoy ya se encuentran finalizadas en la zona de estocaje 15 de las 62 unidades que componen el proyecto, “en proceso de la fase de pruebas para entrega al cliente final antes del ‘load out’ de las jackets, que comenzarán en la ventana estival de 2022”. Y es que, según las previsiones de Iberdrola y la UTE Navantia-Windar, el parque eólico comenzaría su proceso de instalación a lo largo de la segunda mitad del próximo año.

El proyecto, tal y como se avanzó en su momento, cuenta con una gran particularidad, y es la apuesta por la contratación local para su desarrollo. De esta forma, como explicó Chawla, algunos de los componentes principales de 34 de las unidades están siendo fabricados en Francia –así como algunos secundarios para todas las “jackets”– y transportados a las instalaciones de Perlío para las fases de ensamblado intermedio y final –en total se realizarán 17 viajes–. El resto, unas 28 unidades, se fabricarán en el astillero de Fene, a lo que habría que sumar los pilotes que sujetan las cimentaciones al lecho marino, que son construidas por Windar en Avilés.



Un gran proyecto


La enormidad del proyecto de Saint-Brieuc se muestra en todas las facetas del mismo. Como explicó Carla Chawla, a día de hoy se trata del contrato más grande de la historia de la UTE Navantia-Windar, con más 60 empresas españolas, y otras tantas francesas, implicadas. Según las estimaciones del grupo naval, el proyecto habría generado sobre un millar de empleos directos, además de estimular el tejido productivo de las localidades en las que se desarrolla. Esta escala, no obstante, no se limita a las cifras de empleo o de inversiones, sino también al propio producto.

Según apuntó la responsable del proyecto, el ensamblaje medio de las cimentaciones, de más de 74 metros de altura, se realiza gracias a la grúa pórtico de Navantia Fene. Para la fase final, no obstante, ha sido necesario alquilar una grúa de 1.600 toneladas para poder manejar con mayor soltura el enorme volumen de cada unidad –1.100 toneladas–.



Oportunidades


Por último, desde el grupo naval se destacó la gran oportunidad que este proyecto ha supuesto para la UTE. El mayor reto del mismo, apuntó Chawla, fue el traslado de parte del proceso productivo a Francia dentro de la apuesta por el empleo local.

Este reto, no obstante “se ha convertido en una oportunidad” tanto para la UTE como para la propia Navantia. Por un lado, tanto el grupo naval como su principal contratista, Nervión Industries, han situado en Francia establecimientos permanentes, mientras que Windar ha abierto una filial. Iberdrola, por el otro, se asienta como cliente principal de Navantia y uno de los líderes europeos en eólica marina. 

Navantia muestra los avances del contrato eólico de Saint-Brieuc en el marco de la Galician Offshore Hub

Te puede interesar