El Somozas recibe un golpe de autoridad

El cuadro somocense se vio impotente ante la efectividad mostrada por el cuadro local | pedro puig

Golpe encima de la mesa del Fabril ante el líder. El filial dejó ante el Somozas una vez más la portería a cero y logró una trabajada victoria gracias a la efectividad de cara a puerta de Yeremay, que encarriló el triunfo con un doblete.

El filial blanquiazul se hizo con la posesión desde el primer minuto ante un Somozas que decidió esperar en un bloque medio para tratar de robar y salir a la contra. Un robo de Yeremay provocó la primera ocasión local que desperdició Cambón con un zurdazo demasiado cruzado.

El susto hizo reaccionar al Somozas, que realizó su primer tiro a puerta por medio de Cañi. Alberto blocó el potente tiro y también despejó el chut de Pablo Rey minutos después.

Al Fabril le estaba costando avanzar y la mejor vía para ganar metros fue la conexión Iano Simao-Mella en banda izquierda. Una combinación entre los dos zurdos terminó con un pase a Cambón, que tiró a las manos de Aitor Embela.

Sin embargo, las ocasiones más claras eran para el Somozas. De hecho, Bruno Bellas dispuso de una oportunidad difícil de errar tras un fallo garrafal de Barcia en la salida de balón. El central le regaló el esférico a Cabarcos y este le puso un centro raso a su compañero, que mandó el balón por encima del larguero cuando estaba a solo un metro de la línea de gol.

El minuto 44 llegó el gol que abrió la lata. Sanmartín robó en campo contrario, abrió el balón a banda a Yeremay y tiró un desmarque profundo. El canario lo vio y conectó con su compañero para, acto seguido, recibir de vuelta el cuero ya dentro del área. Yeremay controló con calma para después fusilar a Aitor Embela por alto.

Tras el paso por vestuarios y después de una falta directa que Pablo Rey lanzó rozando el poste, Santi Gegunde tuvo una ocasión en el primer balón que tocó. Cazó el cuero en el área tras un resbalón de Fabio y lo estrelló en el poste.



Mella, desatado


La respuesta del Fabril llegó minutos después cuando Mella encendió la moto en una contra. Dejó a varios rivales atrás y puso un centro que dejó pasar Cambón para Yeremay. El canario recortó hacia dentro, chutó con la zurda y, con Embela batido, apareció Pacheco bajo palos para despejar.

Sin embargo, diez minutos más tarde, Yeremay no perdonó. Mella exhibió de nuevo su potencia y electricidad para superar rivales y también demostró clarividencia al ceder con sutileza el balón a Yeremay, que remató de primeras con el interior a la cepa del poste.

Los minutos finales sirvieron para confirmar lo difícil que es marcarle un gol a este Fabril y para que Runy completase la fiesta en una contra que dejó al Somozas más tocado. 

El Somozas recibe un golpe de autoridad

Te puede interesar