Víctimas del amianto reclaman un fondo de compensación como en otros países europeos

La convocatoria contó con un gran apoyo por parte de los trabajadores de Navantia | jorge meis
|

Más de un centenar de personas, entre trabajadores de Navantia, de las industrias auxiliares, delegados sindicales y representantes políticos, participaron ayer en una concentración en Ferrol a las puertas del astillero convocada por la Asociación Galega de Vítimas do Amianto (Agavida) para reclamar la puesta en marcha de un fondo de compensación para afectados por esta sustancia cancerígena como ya existen en otros países de Europa. El acto de protesta, que coincidió con el celebrado delante del Congreso y numerosas empresas a lo largo de toda España, se celebró, tal y como apuntó el presidente de Agavida, Xuán Xosé Pita, “nun momento crucial”, dado el debate de los Presupuestos Generales del Estado –con la intención de que se incorpore una partida inicial para “empezar a crear” el mencionado fondo–.







Pita, durante su intervención en la protesta, denunció las numerosas trabas a las que se enfrenta el colectivo en su “día a día” en aspectos como los retrasos del INSS para el reconocimiento de incapacidades o en los recargos de prestaciones. El presidente de la entidad censuró, además, que el proyecto del fondo fuese aprobado en el Congreso en su momento pero que quedase paralizado. “Durante moitos anos, nos centros de traballo nos que padecimos o contacto co amianto nin sequera se cumpliu a lexislación mínima do momento, coa grave responsabilidade de Gobernos, inspeccións de traballo e empresarios, e cuxas consecuencias se reflicten hoxe no sufrimento e mesmo morte de moitos compañeiros”, denunció Pita.

Por último, el presidente de Agavida apuntó que en Galicia había unos 17.000 afectados, de los cuales 12.000 “xa están recoñecidos”. El número concreto en la comarca, no obstante, sigue sin ser firme, estimándose que se situaría “entre os 7.000 e 8.000” ligados al sector industrial, principalmente a las factorías de Navantia, las instalaciones de Megasa e incluso Endesa en As Pontes. 

Víctimas del amianto reclaman un fondo de compensación como en otros países europeos