A Superman se le atraganta Plus Ultra

|

Pedro Sánchez no ofrece ruedas de prensa en España desde hace semanas, pero en su periplo americano no ha parado. Allí podía decir lo que le viniera en gana. Quizás pensó antes de embarcarse que las preguntas de los periodistas norteamericanos iban a ser fáciles y las respuestas más todavía.


Nadie le iba a rebatir si cumple o no cumple sus promesas, ni si la oposición a su tarea gubernamental es puro ruido y poco colaboradora. Sin embargo, en la sede de HP en California se encontró una pregunta incomoda y de actualidad de nuevo estos días en España: la ayuda por la SEPI a la aerolínea Plus Ultra. Y Sánchez de nuevo no ha contado la verdad. Cierto que el caso está judicializado, pero asegurar como ha hecho el presidente, que el Gobierno ha sido escrupuloso y ha cumplido la legalidad en el manejo del dinero público, es una temeridad que con bastante seguridad se le va a volver en contra.


Las informaciones reveladas por ‘Vozpópuli’ y ‘El Mundo’ a propósito de esta ayuda a Plus Ultra dejaban tantas dudas que ahora en manos de una juez, las dudas han pasado a posibles delitos cometidos por miembros de la Administración y del Ejecutivo y de los administradores de la propia empresa.


El asunto huele especialmente mal. Empezó con la irregularidad cometida por la ministra de Hacienda de dejar la SEPI más de 500 días sin presidente y siguió por las mentiras del exministro de Transportes con relación a los informes que su departamento había elaborado para apoyar la ayuda y que Ábalos se empeñó en negar. Además, la situación de la empresa Plus Ultra y la de sus administradores completaron un cuadro que hace sospechar que no se merecían la ayuda, que su situación financiera la desaconsejaba y que por supuesto no era estratégica ni para España ni para el sector.


El asunto es tan grave que la oposición ya pide cabezas en el Gobierno, especialmente en Hacienda. Pero, hay que recordar que ya se llevó por delante a la secretaria de Estado de Economía, firmante del informe a favor de la ayuda, y que otros altos cargos miembros del consejo de la SEPI también podrían haber incurrido en varios delitos, entre ellos el de prevaricación y malversación.


Esta es otra patata caliente que se encontrará Sánchez después de su paseo por varios lugares de Estados Unidos donde no fue recibido por el Presidente ni por ningún miembro de la Administración Biden. Nada se sabe tampoco de posibles acuerdos con fondos de inversión. Sí sabemos que su físico causó sensación en alguna prensa y que tuvo la oportunidad de visitar a nuestra costa las sedes de algunas tecnológicas y plataformas como Netflix. Un viaje que no parece haber reportado nada a nuestra economía y que, sin embargo, ha dejado aún más evidencia que el primer ministro de la cuarta potencia de Europa no ha sido recibido ni por el alcalde de Nueva York.


Parece que el jueves, por fin, se dignará a ofrecer una rueda de prensa en España con periodistas y preguntas. Veremos qué nos tiene que decir sobre los manejos en la SEPI con relación a la ayuda millonaria a Plus Ultra y a los gastos de este viaje personal revestido de gubernamental.

A Superman se le atraganta Plus Ultra