La conciliación y los japoneses

Ona Carbonell | aec
|

Está claro que los japoneses no llevan muy bien esto de la conciliación familiar. Para ellos lo único importante es pasar el mal trago de los juegos de Tokio (menos mal que le ganaron a Madrid en aquella votación que si no menudo papelón) y que se pueda apagar el pebetero sin demasiados contagios. Por eso, no permiten a la doble medallista española en natación sincronizada Ona Carbonell, viajar al país nipón con su hijo de menos de un año. La atleta solo quiere compaginar su participación olímpica con la lactancia de su bebé, pero eso parece que los japoneses no lo entienden.

La conciliación y los japoneses