Marcos Llorente es un romántico

|

A ver si se van a pensar los americanos que solo ellos tienen declaraciones de amor y pedidas de mano como las de las películas. Marcos Llorente, que la verdad es que si no fuese futbolista colchonero podría pasar por atleta de instituto yanqui, rodilla en tierra –césped– en el estadio de sus amores le pidió matrimonio a su novia durante lo que ella creía que iba a ser una entrevista. Para que luego digan que el romanticismo ha muerto. Aunque por bonito que haya sido el gesto, nada igualará el beso de Iker Casillas a Sara Carbonero tras ganar el Mundial. Eso es así. FOTO: Marcos Llorente, días antes de su petición | efe

Marcos Llorente es un romántico