Ciudadanos se hace con el ayuntamiento de Badajoz tras el acuerdo de alternancia con el PP

Ignacio Gragera, tras ser elegido alcalde de Badajoz/EUROPA PRESS
|

La formación política Ciudadanos (Cs) ocupa desde este sábado la Alcaldía de Badajoz después de que su portavoz municipal, Ignacio Gragera, haya resultado elegido para el cargo en un pleno extraordinario, dentro del acuerdo de alternancia de gobierno entre el PP y la formación naranja.


Tras los dos años de mandato de Francisco Javier Fragoso (PP) en este primer tramo de legislatura, es el turno de Cs al frente de la Alcaldía, si bien el Gobierno local seguirá conformado por los ediles del PP (9), Ciudadanos (4) y el concejal no adscrito y exmilitante de Vox, Alejandro Vélez.


El voto de apoyo a Gragera por parte de Vélez ha sido clave para esta elección, como la fue para los dos años de mandato de Fragoso, pues el PP ya anunció que respetaría el acuerdo de alternancia.


Los doce ediles del PSOE, formación política que ganó las últimas elecciones municipales, y la única edil de Unidas Podemos, Erika Cadenas, han votado en a favor del candidato socialista, Ricardo Cabezas.


La sesión ha comenzado con la votación de los concejales de la corporación y, tras conocerse la decisión tomada en la urna, la sala ha reconocido al nuevo alcalde con un sonoro aplauso para que, posteriormente el exalcalde le entregara el bastón de mando a Gragera, que también ha aceptado y jurado el cargo.


Durante el discurso de investidura, el nuevo regidor ha agradecido el apoyo de familia y autoridades en el acto y ha recordado a sus predecesores en el cargo, en especial a Francisco Javier Fragoso.


Para el nuevo alcalde, el nuevo cargo que ahora ostenta supone “el mayor privilegio y responsabilidad” que puede tener alguien nacido y criado en Badajoz, una ciudad por la que tiene un “amor es incondicional” y de la que espera responder a las expectativas que en él se depositan.


Gragera ha tendido la mano a toda la Corporación para que sean “aliados y no rivales” y aparcar la crispación, aunque sabe que desde la legítima discrepancia se pueden alcanzar consensos que beneficien al conjunto de la ciudad.


Para el líder naranja, este mandato será el del “diálogo y la moderación” y ha afirmado que el principal reto es combatir la pandemia, una lucha sanitaria, pero también económica y social.


A pesar del cambio de Gobierno, ha expresado que el proyecto se reafirma y que, desde la estabilidad, tratarán de convertir a Badajoz en una capital moderna y social, en un referente nacional e internacional.

Por ello, ha dicho que reclamarán e impulsarán la mejora de las conexiones con el interior y, fundamentalmente, con el exterior, para que Badajoz sea la principal vía de conexión de Portugal con España y con Europa.


En este sentido, considera que hay que abrir la ciudad a otros sectores como la logística, industrias agroalimentarias, tecnológicas y las energías renovables.


Pero la jornada también ha estado marcada por las protestas realizadas a las afueras del edificio.

Por una parte, algunos miembros de Vox han acudido con pancartas en las que se podía leer “Gragera alcalde gracias a 3.899 votos de Vox”, “12.000 euros cada mes ha costado el pacto de la vergüenza” o “Mercadean con el ayuntamiento”.


Además han increpado y abucheado al equipo de Gobierno a su salida, así como a Alejandro Vélez, que ha respondido poniéndose en frente de ellos con el cartel “Mafia+fraude=Vox”.


Por otra parte, los sindicatos USO, UGT, CCOO y Aspolobba han reclamado mejoras para los empleados municipales y han puesto la canción “Había una vez un circo” cuando los concejales del Ejecutivo abandonaban el Ayuntamiento.

Ciudadanos se hace con el ayuntamiento de Badajoz tras el acuerdo de alternancia con el PP