Las tomas de contacto son mejores que las cumbres bilaterales

|

La diferencia entre toma de contacto y cumbre bilateral es, visto lo visto, de tres horas, cincuenta y nueve minutos y algunos segundos. Ahora ya sabemos qué fue lo de Pedro Sánchez con Joe Biden y qué es lo del presidente norteamericano con Vladimir Putin. Y, claramente, es un síntoma de que nuestra relación con Estados Unidos es inmejorable. Tan bien considerados nos tienen que, al no haber conflictos que resolver, no necesitan dedicar tiempo a encuentros largos. Con Rusia, en cambio, la tensión es tal que tendrían para días si se dedicasen a analizar todos sus frentes. Vamos, que el paseíto de Sánchez y Biden en realidad fue un éxito. Solo teníamos que ponerlo en perspectiva para darnos cuenta. FOTO: Joe Biden y Pedro Sánchez, tomando contacto | EFE

Las tomas de contacto son mejores que las cumbres bilaterales