Una selección que no inspira nada

|

La culpa fue, como casi siempre, del empedrado. El triste espectáculo futbolístico ofrecido por la selección española en su debut en la Eurocopa, al parecer y en opinión de los jugadores, se debió al mal estado del terreno de juego, y eso a pesar de que el campo lo elegimos nosotros. Otra cosa muy diferente es lo que piensan los aficionados, que están cansados de pases horizontales, de tener delanteros que no le hacen un gol al arco iris y de la prepotencia de un seleccionador que, en un par de semanas, puede ser la persona más odiada de este país. Y, lo demás, es buscar excusas para una selección que está a años luz de lo que fue. FOTO: Jordi alba consuela a morata | efe

Una selección que no inspira nada