El asco que sienten los demócratas ante el anuncio de ETA

|

da cierto asco ver a un asesino sanginario como Josu Ternera anunciar la disolución de ETA. Da asco su chulería e indigna, y mucho, todo lo que no dijo en su mensaje. Por ejemplo, el hecho de no pedir perdón a las vícitimas, el hecho de que en ningún momento reconozca que un fin jamás justifica los medios, y que la autodeterminación, mantra cansino de los nacionalistas, no puede costar ni una vida. También pone los pelos de punta que el criminal pretenda dar carpetazo a décadas de terror y no se moleste, ni tan siquiera, en asegurar que colaborarán para esclarecer esos más de trescientos crímenes que están sin resolver y que fueron cometidos por ETA. Y mucha más repulsión causa asistir a la entrega de ese coro de acólitos que quieren asegurar que es una buena noticia que ETA se disuelva. La realidad es que hace años que ETA dejó de existir, en gran medida, gracias al excelente trabajo policial que terminó por descabezar a la banda. Y, del otro lado, a que la sociedad se atrevió un día a plantar cara a los criminales y a enseñarles que con el tiro en la nuca jamás lograrían su objetivo. FOTO: comunicado de ETA anunciando su disolución. | efe

El asco que sienten los demócratas ante el anuncio de ETA