Otro pasito hacia el Libro Guinnes de los Récords

|

LA pseudopeletera Silvia Cameán, musa del sector pijo de la Marea, nasía pa’ganá, es una mujer que se conforma con poco. Si no la pobre estaba aviada, porque no hacen más que quitarle del presupuesto de la renta social, unha ferramenta para medrar, hasta dejárselo en una miseria y no consiguen que pierda la sonrisa. Sin embargo, que sea feliz con unas migajas no significa que esté centrada en lo suyo; al revés, está muy descentrada y cada vez que adjudica un servicio, la pifia. Le ocurrió con las limpiadoras de los colegios públicos y las dependencias municipales, con los empleados de los Museos Científicos, con el personal del servicio de ayuda a domicilio y ahora le ha sucedido con los conserjes del Fórum Metropolitano. Ha elegido con tanto tino a la empresa encargada del servicio que sobre los bedeles ya sobrevuela la amenaza de un recorte salarial. Es difícil que una tras otra las adjudicaciones salgan mal, pero ella, con su espíritu de superación lo consigue. Como se enteren en la empresa que publica el Libro Guinness de los Records le dedican un capítulo en la próxima edición. FOTO: silvia cameán da palmas por un motivo desconocido | aec

Otro pasito hacia el Libro Guinnes de los Récords