Una candidata a ser expresidenta

|

BERTÍN Osborne es un tipo simpático, un caradura profesional, pero simpático. Canta rancheras, protagoniza –¿protagonizaba?– espectáculos con Arévalo y hasta presenta programas en televisión. Vamos, que trabaja; eso sí, porque para estar todo el día de fiesta hace falta dinero, que si no... Tiene una hija, Eugenia, dedicada a cuestiones de la moda –es toda una influencer–, que ha heredado su simpatía y afirma cosas como: “Lo de Cristina Cifuentes me podía haber pasado a mí”. O sea, que o sale a la calle con bolsos gigantes o le gusta embadurnarse la cara con cremas. Ya lo saben los seguratas, cuando la vean entrar en el súper, atentos. FOTO: eugenia osborne | aec

Una candidata a ser expresidenta