La metamorfosis de Xavi en pelota

|

XAVI Hernández era un futbolista de los grandes; jugaba y hacía jugar. Mimaba la pelota, la quería tanto que ha asumido su personalidad y se ha transformado en pelota. Vive como un príncipe –mejor sería decir como un emir– en Catar, donde el Comité Supremo de Ejecución y Legado –¡vaya nombrecito!– del Mundial 2022 lo ha nombrado embajador global. Él lo ha agradecido con una afirmación proverbial sobre el país: “Es cierto que no hay un régimen democrático, pero la gente es feliz”. Si no hay democracia, muy felices no deben ser los cataríes, pero cuando te llenan el bolsillo de petrodólares, quién no hace la pelota. FOTO: xavi hernández | aec

La metamorfosis de Xavi en pelota