El gran pacto que suena imposible

|

el Gobierno le ha cogido un gusto especial a esto de apostar por unos renovados “Pactos de La Moncloa”. Sin embargo, ni el momento es el mismo ni, por supuesto, los interlocutores están a la altura de aquellos que sí lograron firmar los dos grandes acuerdos. En aquel momento, todo comenzó con conversaciones de trastienda en las que participaron Suárez, Felipe González y Carrillo, de modo que cada uno ya fue estableciendo sus líneas rojas (esas que tanto nos gusta ahora nombrar). Y es precisamente este trabajo en la sombra el que, al final, facilita el gran pacto, algo que Pedro Sánchez, después de ningunear a la oposición, se ha saltado, buscando que sean los partidos que tiene enfrente los que carguen con el más que posible fracaso de ese acuerdo. Además, las formaciones nacionalistas también eran muy distintas. Nada que ver la Convergencia i Unió o el PNV de antaño con los de ahora, que juegan a ser nación cueste lo que cueste. Sánchez puede seguir con su ensoñación, pero la verdad es que su ofrecimiento huele demasiado a trampa. Si ni tan siquiera ha consultado las medidas más drásticas con el PP o con los agentes sociales, parece un brindis al sol ofrecer ahora ese gran acuerdo. FOTO: Pedro Sánchez y pablo casado se saludan en la puerta de la moncloa | aec

El gran pacto que suena imposible