Un nuevo intento de hacerse escuchar

|

Las miles de personas que están en contra de la ley Celaá volvieron a salir a las calles en sus coches para intentar hacer el ruido suficiente para que ese Gobierno que solo escucha lo que quiere –más bien poco– se dé por enterado de que sus cambios educativos no gustan. Viendo el camino que lleva la norma, con absolutamente todas las enmiendas rechazadas, no tiene pinta de que su aprobación vaya a tardar más de unos días, pero al menos los socialistas no podrán decir que cuenta con el respaldo social. Aunque mentiras más grandes se han dicho... foto: dos manifestantes, estos sin coche | efe

Un nuevo intento de hacerse escuchar