Unos pisos un poco más pequeños que el pazo de Meirás

|

A María Antonia Trujillo, una de aquellas ministras a las que parecía que ZP cazaba a lazo cuando una mujer pasaba por la puerta de su casa, estaría encantada con una vivienda de casi 50 metros cuadrados –no para ella, ¡eh!, que tonta no era, sino para los demás–, pues promocionaba los minipisos, ella los denominaba soluciones habitacionales de 25 metros cuadrados. Los japos que se meten en una especie de nichos donde duermen, trabajan con el ordenador y hasta desayunan, también estarían la mar de contentos. A lo mejor alguno hasta creería que había estado de vacaciones en el palacio de Versalles. Pero cuando uno se monta un programa para comprar viviendas de al menos 50 metros cuadrados y dos de las que adquiere, por cierto, a un amigo, tienen una superficie inferior... ni ministra socialista ni japonés ni nada. Y eso es, al parecer, lo que ha hecho la Marea, nasía pa’ganá y que tiene revolucionada a la ciudad entera. Ayudar a los coleguitas no es mala cosa, pero mejor hacerlo con el dinero propio que con el de todos los coruñeses, ¿no? FOTO: varios miembros del gobierno local, durante un dillo ti | aec

Unos pisos un poco más pequeños que el pazo de Meirás