El PP de Rajoy reafirma su victoria con 14 escaños más y el PSOE evita el sorpasso

|

Los datos de las elecciones celebradas ayer ponen de manifiesto que la polarización del voto que pretendían el PP y Podemos le funcionó mejor al partido de Mariano Rajoy que al de Pablo Iglesias. El primero logró concentrar el voto, mermando el resultado de Ciudadanos, mientras que Unidos Podemos solo logró mantener los 71 escaños que ya le daba la suma de los 69 que logró el 20D más los dos de IU.
Estos datos deshacen el empate técnico que se produjo entre el bloque de centro derecha y el de izquierda el pasado 20 de diciembre, ya que la suma del PP con Ciudadanos es ahora de 169 escaños y la del PSOE con Unidos Podemos logra 156 diputados en el Congreso.
Sin embargo, el resultado no lo pone fácil para la formación de gobierno, porque ninguno de los dos bloques logra una mayoría absoluta, aunque la ventaja del centro derecha sobre la izquierda es de 13 diputados, por lo que el PSOE sigue teniendo la llave para la formación de Gobierno o éste dependerá de los partidos nacionalistas.
Los datos logrados por el Partido Popular, 137 escaños, significan un incremento de 600.000 votos, con el 99,26 por ciento escrutado, lo que supone más de cuatro puntos por encima de lo conseguido en 2015.
Aunque es difícil medir el impacto que también pudo tener en estos datos el referéndum del pasado jueves en el Reino Unido, en el que sus ciudadanos optaron por salir de la Unión Europea, lo que provocó el hundimiento de todas las bolsas y, sobre todo, de la española.
Los populares tuvieron, además, un resultado histórico en Andalucía al lograr el sorpasso al PSOE. Además, lograron también dos escaños más en Galicia, Castilla La Mancha, Valencia y Madrid, mientras que suman un escaño en Cataluña, Castilla León, Extremadura y Cantabria.
Los socialistas lograron 85 escaños, lo que supuso la pérdida de 5 diputados y más de 162.000 votos, a pesar de que en porcentaje han subido un 0,70 por ciento respecto al 20D. El PSOE duplicó actos y trató de echar el resto en la última semana de campaña para lograr la \“remontada\” tal y como aseguró Pedro Sánchez y en alguna circunscripción sí logró escalar puestos, como ocurrió en Madrid, que pasó de ser la cuarta fuerza a la tercera.
Sin embargo, el resultado se quedó por debajo de los 90 escaños conseguidos hace seis meses, aunque sí pudo frenar el empuje de Unidos Podemos, mantenerse como segunda fuerza política.
De hecho, Unidos Podemos, no solo no logró ese perseguido adelantamiento del PSOE para situarse como segunda fuerza política, sino que solo logró mantener el número de escaños que ya le daba la suma de los logrados por Podemos y por IU hace seis meses, es decir 71.
La esperanza del partido morado era que el casi millón de votos de IU se sumara a los cinco conseguidos por Podemos y sus marcas en Galicia, Cataluña y Valencia para, de esa forma, lograr adelantar al PSOE. Pero esa expectativa se vio frustrada ya que en lugar de llegar a esos 6 millones de votos, se quedaron en casi 5 millones.
Tanto Podemos, como el resto de sus marcas, retrocediron en votos. Así, EnComúPodem, aunque sigue siendo primera fuerza en Cataluña con 12 escaños, pierde 100.000 votos en esa CCAA; Compromís se deja en Valencia unos 20.000 y En Marea retrocede más de 70.000 votos en Galicia. Incluso no han logrado escaño alguno de sus fichajes estrella como el ex Jemad, Julio Rodríguez, quien fue cabeza de lista por Almería.
El gran perdedor de la jornada fue el partido de Albert Rivera. Ciudadanos se ha dejado 8 escaños al perder más de 420.000 votos y quedarse en casi 3.120.000.
Los partidos nacionalistas siguieron perdiendo peso en el Parlamento, ya que el PNV se ha dejado uno de sus 6 escaños y todos los partidos nacionalistas pasan a sumar 25 en lugar de 26 escaños. La formación de Íñigo Urkullu se dejó en estos comicios cerca de 15.000 votos. También EH Bildu, que mantiene sus dos escaños, pierde peso, unos 28.000 votos.

El PP de Rajoy reafirma su victoria con 14 escaños más y el PSOE evita el sorpasso