Ferrol reanuda los campamentos después del parón por la pandemia

El colegio de Recimil, en imagen de principio de curso, albergará, con el de Ponzos, el campamento urbano | d.a.
|

El Concello de Ferrol reanuda los campamentos infantiles a partir del mes de julio, después de haber quedado suspendidos por la pandemia desde la Semana Santa de 2020, cuando ya no se celebraron. La concejalía de Muller e Igualdade saca a concurso esta actividad, incluyendo dos meses de este verano, la Navidad y la Semana Santa de 2022. El contrato se divide en dos lotes, uno para la zona rural, con un presupuesto base de licitación de 31.325 euros; y otro para el área urbana, con un importe de 86.407 euros. En total, serán 160 plazas repartidas en los locales sociales de Covas y Esmelle –en el primer caso– y de 480 en la zona urbana, en los colegios de Recimil y de Ponzos.


En el centro se ha cambiado la ubicación habitual para buscar espacios más amplios que permitan cumplir con las normativas sanitarias de prevención del coronavirus. De ahí que se mueva a dos colegios. Son centros “máis idóneos polo tamaño das súas instalacións”, apuntó la concejala del área, Cristina Prados.


Otra novedad es que los campamentos incorporarán un auxiliar de enfermería, que supervisará la salud de los participantes y el cumplimiento de la normativa anticovid. También impartirá nociones de primeros auxilios.


Destinatarios

Los campamentos se dirigen a niños y niñas de entre tres y trece años de edad, que estén empadronados en Ferrol. Las plazas se distribuyen de forma desigual en la zona rural y urbana y también según los meses atendiendo a la demanda de las últimas convocatorias.


En Covas y Esmelle se ofrecerán 60 plazas en julio y 40 en agosto. Serán 30 en Navidad y otras 30 en Semana Santa. En el caso de los colegios de Recimil y de Ponzos se plantean 210 plazas en julio y 130 en agosto, mientras que en los otros dos períodos vacacionales serán 70 en cada uno de ellos.


El horario previsto es de 9.30 a 13.30 horas, con ampliación de 8.30 a 14.30 horas para facilitar la conciliación. Este es precisamente uno de los objetivos de estas actividades, como recordaba ayer la concejala Cristina Prados. Pero también se hacen pensando en los menores, en fomentar prácticas saludables, favorecer actitudes positivas, desarrollar habilidades sociales y trabajar la creatividad y la imaginación, entre otros aspectos del desarrollo personal.


Reclamación

La no celebración de los campamentos a lo largo de 2020 debido a la pandemia provocó fuertes críticas de la oposición, que aprobó varias mociones en el pleno para intentar forzar, sin éxito, que se llevaran a cabo estas actividades. Ferrol fue la única ciudad gallega que no tuvo esta oferta el verano pasado, de la que sí disfrutaron también otros jóvenes de los municipios de las comarcas.


La concejala Cristina Prados siempre defendió que la pandemia aconsejaba no hacerlos y mantiene la idoneidad de esa decisión. “Foi unha decisión moi meditada”, afirmó, que se tomó “por responsabilidade”.

Ferrol reanuda los campamentos después del parón por la pandemia